miércoles, 27 de febrero de 2008

Adaptaciones morfológicas en los homínidos para la elaboración de herramientas.

Apreciados estudiantes:

Este es el espacio para que publiquen su consulta acerca de las adaptaciones morfológicas que desarrollaron los homínidos para la fabricación de herramientas.

25 comentarios:

Diana Marcela dijo...

LA EVOLUCIÓN DE LOS HOMÍNIDOS


POR DIANA MARCELA CUELLAR CUBIDES cod.20022140031


Los primeros mamíferos se originaron a partir de un grupo de reptiles primitivos hace aproximadamente 200 millones de años y coexistieron con los dinosaurios durante 130 millones de años. La extinción de los dinosaurios fue seguida por una rápida radiación adaptativa de los mamíferos. La evolución de los primates comenzó cuando un grupo de pequeños mamíferos, semejantes a las musarañas, trepó a los árboles. La mayoría de las tendencias en la evolución de los primates parecen estar relacionadas con adaptaciones a la vida arbórea.
Los dos grupos principales de primates vivientes son los prosimios (loris, galagos, lémures y tarseros) y los antropoides (monos del Viejo Mundo, monos del Nuevo Mundo y hominoides). Algunos análisis presentados hasta el momento sugieren que los gibones, orangutanes, gorilas y chimpancés constituyen nuestros parientes vivos más cercanos.
Los primeros miembros del grupo de los homínidos, los australopitecinos, se originaron hace más de 4,2 millones de años. Eran pequeños, tenían cráneos simiescos y caminaban erectos.
Los primates son un orden de mamíferos que se adaptaron a la vida arborícola. Las principales tendencias en su evolución parecen estar relacionadas con diversas adaptaciones a este tipo de vida.
Entre las muchas adaptaciones de los primates se encuentran la mano y el brazo. Los primeros mamíferos cuadrúpedos tenían cinco dígitos separados en cada mano y en cada pie. En el curso de la evolución, diferentes presiones selectivas fueron favoreciendo una mayor eficiencia para correr, excavar y capturar la presa y llevaron al desarrollo de pezuñas y garras en la mayoría de los mamíferos y, en algunos casos, uñas. También surgieron aletas natatorias en lugar de los miembros. Los primates modernos, con pocas excepciones, tienen un pulgar divergente, que puede ser oponible al dedo índice y que incrementa la facultad de asir y la destreza manual. En el curso del desarrollo del linaje, se observa entre los primates una tendencia evolutiva hacia una capacidad de manipulación más delicada. Entre los mamíferos, los primates pueden torcer el hueso radio por encima del cúbito, lo que les confiere gran flexibilidad, a diferencia de los mamíferos y reptiles primitivos.
Otra tendencia principal en la evolución de los primates es el incremento del cuidado de las crías. Dado que los mamíferos, por definición, amamantan a su cría, las relaciones materno-filiales son generalmente más prolongadas y más fuertes que en otros vertebrados (con excepción, en algunos casos, de las aves). En los primates de mayor tamaño, las crías maduran lentamente y atraviesan por largos períodos de dependencia y aprendizaje.
Otra adaptación a la vida arbórea es la capacidad de adoptar una postura erecta. Aun los primates cuadrúpedos, como los monos, pueden sentarse erguidos. Una consecuencia de esta postura es el cambio en la orientación de la cabeza, que permite al animal mirar directamente hacia adelante mientras se mantiene en una posición vertical. Esta característica, por sobre todas las demás, es la que hace que nuestros parientes primates nos parezcan tan "humanos". La postura vertical fue una característica importante sobre la que posteriormente se sustentó la evolución de la posición erecta, característica de los humanos modernos.


Un árbol filogenético tentativo de los primates.
Tradicionalmente, hasta la década de 1980, los humanos eran situados en una familia diferente a la de los orangutanes, gorilas y chimpancés. En las actuales clasificaciones -basadas en recientes análisis de numerosos datos morfológicos, cromosómicos y moleculares- humanos, chimpancés, gorilas y orangutanes forman la misma familia Hominidae, todos descendientes de una especie ancestral próxima. Forman una rama o clado monofilético en el que se distinguen las subfamilias que integran los orangutanes (Ponginae) y la que integran gorilas, chimpancés y humanos (Homininae). Esta clasificación, en la que nuestra especie constituye una unidad taxonómica conjuntamente con los simios africanos, destaca que los integrantes de este grupo comparten un ancestro común más reciente que con cualquiera de los restantes grupos de primates.
La superfamilia Hominoidea, incluye a los gibones, a los grandes simios y a los humanos. Nótese que, en la actual clasificación, humanos, chimpancés, gorilas y orangutanes forman una rama representada por la familia Hominidae, el cual incluye a las subfamilias Ponginae (orangutanes) y Homininae (gorilas, chimpancés y humanos). Esta clasificación, en la que nuestra especie constituye una unidad taxonómica conjuntamente con los simios africanos, representa la existencia de un ancestro común más reciente entre los integrantes de este grupo que entre cualquiera de ellos y los restantes grupos de primates.
El origen de los homínidos
El primer fósil de Australopithecus ("antropomorfo del sur") fue prácticamente ignorado por varios años. Numerosos descubrimientos fósiles posteriores confirmaron la interpretación de que los australopitecinos pertenecían al árbol genealógico humano. Un cúmulo de nueva información permitió extender el horizonte de nuestros ancestros recientes para incluir a los australopitecinos y a otras especies del género Homo que se fueron describiendo posteriormente. Estos grupos constituyen lo que se denomina homínidos.
Varias características distinguen a los australopitecinos del linaje chimpancé-gorila y justifican su posición dentro del linaje de los homínidos: los humanos nos diferenciamos de gorilas y chimpancés por el andar erecto y por poseer un cerebro mayor que el de estos simios, en proporción con el tamaño corporal. También nos diferenciamos por el patrón morfológico del primer premolar. Los australopitecinos comparten con los humanos tanto el patrón bicúspide del premolar como el andar erecto, aunque el tamaño de su cerebro es aproximadamente similar al de los simios. Así, los australopitecinos son un grupo de homínidos en el que algunos caracteres distintivos ya están bien establecidos mientras que otros, como el tamaño del cerebro, retienen el estado ancestral. Estas evidencias permitieron superar el difundido prejuicio que consideraba al desarrollo cerebral como un requisito excluyente para la incorporación de un fósil a nuestro linaje.
Los australopitecinos eran pequeños, tenían cráneos simiescos y caminaban erectos. Las especies descriptas hasta el presente incluyen a A. anamensis y A. afarensis, que constituyen el tronco ancestral, y dos linajes divergentes: australopitecinos gráciles tales como A. africanus, y robustos, tales como A. robustus,A. boisei y A. aethiopicus. Los australopitecinos robustos han sido actualmente asignados al género Paranthropus.

Diferentes hipótesis filogenéticas que representan las relaciones entre australopitecinos y el género Homo. Las especies robustas son referidas como un género diferente: Paranthropus
La primera especie representante del género Homo es H. habilis, primer constructor de herramientas, que aparece hace 2 millones de años.
Otra especie posterior es H. erectus, que vivió desde hace unos 1,6 millones de años hasta hace unos 300 mil años, o quizás 25.000 años. En esta especie se advierte un aumento de la talla y especialmente, del tamaño del cerebro, que alcanza en promedio 1.000 cm3, variando de 700 a 1.200 cm3 (valores que se superponen en parte con el intervalo de volúmenes cerebrales de los humanos modernos). El hacha de mano es la herramienta más representativa de este grupo. Algunos grupos, al menos ocasionalmente, ocuparon cavernas y, en etapas posteriores, dominaron el fuego, dos desarrollos que probablemente estén relacionados. Se ha sugerido que la habilidad de utilizar el fuego puede haber sido la clave del éxito de esta especie, ya que les habría permitido solucionar el problema de proveerse de calor en los climas más fríos de las nuevas regiones colonizadas.
Homo erectus, Homo habilis y los humanos modernos, Homo sapiens presentan premolares bicúspides, andar bípedo, postura erecta, cerebro grande y capacidad para construir herramientas. Considerando características tales como la talla y el tamaño del cerebro, por largo tiempo se ha propuesto a H. erectus como especie ancestral de los humanos modernos. Sin embargo, en la actualidad esta idea ha sido puesta en duda.
Una posible filogenia de los homínidos (tomada de I. Tattersall, 1993).
Varios modelos de los distintos orígenes propuesta para los humanos.

a) Hasta hace poco más de 25 años, se creía que la línea de los homínidos era un linaje único que había evolucionado gradualmente desde Australopithecus, pasando por Homo erectus, hasta Homo sapiens. b) Luego, sobre la base de la evidencia fósil disponible, se aceptó que había dos tipos de australopitecinos, uno robusto (A. robustus) y uno grácil de estructura más liviana (A. Africanus), y que el robusto representaba un callejón sin salida evolutivo. c-e) Subsisten interrogantes acerca del estatus de H. habilis y A. afarensis. f) Este modelo incorpora los hallazgos más recientes. Nótese que los modelos se han vuelto crecientemente "ramificados". g) Los partidarios del equilibrio intermitente se complacen en señalar que, cuántos más fósiles se descubren, mejor se puede apreciar que han existido un buen número de especies diferentes de homínidos que coexistieron. Ellos señalan que el modelo de selección de especies se ajusta mejor a la evidencia que el de cambio filético gradual en el que una especie da lugar a otra.
Todo indica que la evolución de los homínidos no fue una escalera de progreso sino un arbusto con muchas ramas, la mayoría de las cuales terminaron en la extinción. Este nuevo enfoque pone de manifiesto que nuestra supervivencia fue simplemente casual y que nuestro éxito no es el resultado de un plan preconcebido de progreso lineal.
Otro concepto fundamental se relaciona con el establecimiento de las características clave. Así como el tamaño del cerebro es variable en diferentes grupos de homínidos, el bipedalismo, la capacidad para caminar en dos pies y no en cuatro, es un rasgo que caracteriza a todo el linaje. Así, otra de las ideas centrales que surge de la actual evidencia fósil es que la marcha bípeda fue el carácter que nos puso en el camino hacia la humanidad, y no nuestra inteligencia superior.
Existen diversas hipótesis para explicar el origen de la postura bípeda y el andar erecto. Entre ellas, una alude a la "necesidad de liberación de las manos para usar herramientas", otra al desarrollo de estructuras sociales complejas y otra a un cambio de clima en África cuando el linaje se originó, provocando una gran pérdida de hábitat. Otra hipótesis, conocida como "teoría del radiador", alude a la ventaja que representa la postura bípeda frente al cambio climático, como un modo de recibir menor irradiación solar. Actualmente no existe una única explicación para el establecimiento del andar bípedo y muchos investigadores abordan este problema desde enfoques integrados que incluyen la anatomía funcional comparada, el estudio del comportamiento y la paleoecología.
Otra de las características clave del linaje es el aumento del tamaño del cerebro en sucesivas especies de Homo. Sin embargo, si consideramos el linaje en su conjunto, veremos que coexistieron especies con cerebros mayores y menores ocupando diferentes ambientes.
La adquisición de cerebros mayores en Homo ha sido interpretada por algunos investigadores como una consecuencia de procesos heterocrónicos, es decir, de cambios en las velocidades y en los tiempos de desarrollo.
En suma, el conocimiento actual acerca de los patrones de establecimiento de los caracteres clave de nuestro linaje permite desterrar la popular representación de la evolución humana, en la que una secuencia lineal de primates, con cerebros cada vez mayores, van adoptando gradualmente la postura erguida.
La primera de estas dos modificaciones evolutivas, el bipedalismo, cambió la forma básica de locomoción de los homínidos y posiblemente les permitió ampliar su territorio a una mayor variedad de hábitats y entornos. El bipedalismo también, objetivamente, "dejó las manos libres" para otras cosas fuera de la locomoción, y sentó la base anatómica para cosas tan relativamente simples como cargar alimentos u otros objetos largas distancias y usar como “herramientas" materiales naturales sin modificar (tales como piedras y palos).

Pasarían unos cuantos millones de años más antes de que una especie homínida bípeda empezara a golpear una piedra con otra para hacer lascas y elaborar herramientas simples de piedra (a diferencia de usarlas). Al dejar las manos libres del proceso de locomoción, el bipedalismo preparó el terreno para la construcción de herramientas.

Aunque el registro fósil (hasta la fecha) indica que los homínidos no empezaron a hacer los primeros raspadores y cuchillas sino hasta hace unos 2.4 millones de años (varios millones de años después de la aparición del bipedalismo), vale la pena señalar que incluso los chimpancés, que no pueden caminar erectos por mucho tiempo, pueden usar las manos para transportar alimentos distancias cortas, blandir ramas para asustar a los depredadores, usar piedras como "martillos" para partir nueces o deshojar tallos para sacar con ellos termitas de sus nidos subterráneos. Por lo tanto, es probable que inclusive los primeros homínidos que caminaron erectos (que seguramente tenían la apariencia de simios) hayan usado más las manos que las especies no bípedas de las que descendieron, especialmente cuando estaban en el suelo y alejados de los árboles.

Como vimos, el segundo hito biológico crucial del desarrollo humano sucedió unos cuantos millones de años después del bipedalismo, cuando se dio un importante cambio en la tasa de desarrollo de una línea de homínidos bípedos. Es interesante que muchos biólogos evolutivos y del desarrollo creen que muchos cambios importantes en la historia de la evolución de la vida han sido el resultado de un cambio relativamente simple en la tasa de desarrollo de una o más estructuras del cuerpo de una población de antepasados.

En el caso de los homínidos, parece que un "desaceleramiento" general del desarrollo anatómico y fisiológico llevó a un "paquete" de cambios, por ejemplo cambios en las proporciones de los brazos y las piernas, cambios en la forma de los huesos del cráneo y de la cara, etc.

La cara de los simios es diferente a la de los homonidos: más alargada y con mandíbulas y dientes proporcionalmente más grandes (los colmillos son mucho más grandes). Aquí no hablaremos mucho del tamaño, la forma y el desarrollo de los dientes, pero debemos saber que los fósiles de dientes son muy importantes para estudiar la evolución homínida. El tamaño, la forma y la posición de los dientes revelan mucho sobre lo que comía una especie (plantas, carne o una alimentación omnívora como la de los humanos modernos) y permiten establecer el parentesco de diferentes especies de homínidos.

Además se ha demostrado que los patrones de salida y de desarrollo de los dientes (que se pueden deducir de fósiles homínidos) dan bastante información sobre el ritmo de desarrollo de todo el cuerpo, y como sabemos ese un dato muy importante. El análisis de esta información, combinado con el tamaño del cerebro con respecto al tamaño del canal de parto, puede indicar si una especie daba a luz crías que tenían un ritmo de desarrollo más parecido a los simios o a los humanos modernos. (El libro de Richard Leakey Origins Reconsidered tiene una interesante discusión de la información que dan los dientes).

Así que cuando los paleoantropólogos encuentran fósiles de homínidos (un cráneo aquí, una parte de una esqueleto allá, o si tienen mucha suerte varios huesos juntos), lo primero que hacen es establecer la edad de esos fósiles (con varias técnicas de datación que hemos visto en esta serie). Después tratan de averiguar si es una especie nunca antes encontrada o un ejemplar más de una especie ya descrita. (Y a veces descubren que más de una especie homínida vivió en la misma época).

Después los paleontólogos miden y estudian cosas muy específicas, como las proporciones de los huesos de brazos y piernas; la posición del foramen magnum; la forma y el tamaño del cráneo; el lugar donde se conectaban los músculos a la mandíbula; el tamaño de los huesos de manos y pies (muy raros de encontrar); el tamaño, la forma y las superficies de masticar de los dientes (y a veces el patrón de salida y el ritmo de desarrollo); el tamaño, el sexo y la edad aproximada del individuo; si se halló cerca de herramientas primitivas de piedra; si se halló cerca de fósiles de animales que comían, cuyos huesos podrían tener "marcas" de herramientas de piedra usadas para descarnarlos.

De modo que es cierto, como otros han señalado, que los "primeros" homínidos eran tan parecidos a los simios que no debemos pensar que eran una especie de "humanos chaparros". Pero por otra parte, tampoco eran "apenas simios"; ¡al fin y al cabo eran bípedos!

Algunas personas le restan importancia a la evolución del bipedalismo; dicen que "tener las manos libres" no tuvo mayor importancia porque los primeros homínidos no hacían herramientas de piedra y porque el cerebro homínido no creció sino hasta mucho después. En cambio enfatizan las características simiescas y dicen que eran "simios bípedos".

Hace unos años se pensaba que el bipedalismo era de por sí un desarrollo evolutivo tan importante que todo homínido bípedo era esencialmente humano. Se creía que tan pronto como nuestros primeros antepasados homínidos adquirieron la capacidad de caminar en dos piernas, y las manos les quedaron "libres", "automáticamente" empezaron a usarlas en actividades como elaborar herramientas y armas, cazar y recolectar alimentos, cargar a los niños, etc. Se especulaba que eso, a su vez, creó una necesidad inmediata e imperiosa de mayor inteligencia, mayor y más complejo cerebro, comunicación y coordinación social más avanzada, y cambios en la estructura familiar y en la organización social.

Ahora sabemos que todo eso no ocurrió como parte de un solo paquete de modificaciones evolutivas cuando apareció el bipedalismo: los Australopithecines de hace 3 a 4 millones de años caminaban erectos en dos piernas pero tenían el cerebro pequeño y parece que no construyeron herramientas de piedra. El gran cambio en el tamaño del cerebro, mayor período de inmadurez juvenil, desarrollo posnatal del cerebro y la capacidad cognoscitiva de diseñar y construir herramientas simples de piedra no apareció sino de 2 a 3millones de años después del bipedalismo. O sea, que la novedad evolutiva del bipedalismo ocurrió mucho antes que muchos de los otros atributos que consideramos humanos.
Pero por otra parte sería incorrecto no ver lo importante que fue la evolución del bipedalismo en el proceso general de evolución humana. Incluso si las primeras especies bípedas de Australopithecines no usaban las manos para fabricar herramientas y para capturar y destazar animales (o para recoger y transportar plantas) desde el primer momento en que surgió el bipedalismo, la evolución de la capacidad de caminar en dos piernas preparó el terreno para las habilidades posteriores.

Adriana dijo...

Nombre: Adriana Medina Cipagauta
Cod: 20021140041


ADAPTACIONES MORFOLÓGICAS EN LOS HOMÍNIDOS PARA LA ELABORACIÓN DE HERRAMIENTAS

Hoy en día aún sigue siendo controversia el debate de la evolución de cómo se originó la inteligencia humana, de la capacidad del hombre para elaborar instrumentos, y de las adaptaciones morfológicas que han costado un largo proceso...

Pero entonces, ¿Cuándo empezamos a ser inteligentes los humanos? ¿Cómo apareció nuestra inteligencia? ¿Qué la hizo surgir? ¿Tuvo algo que ver la elaboración de herramientas en el desarrollo de nuestra inteligencia?

Incluso hay quienes piensan que la alimentación jugó un papel tan importante en la evolución humana como para ser la causa de la aparición del lenguaje oral, tal como afirma Carlos A. Marmelada en su artículo El origen de la inteligencia humana y el primatólogo Richard Byrne quien igualmente afirma que “el lenguaje apareció en la prehistoria a partir de las secuencias de movimientos desarrolladas para preparar alimentos” Aunque este científico niega que el lenguaje sea la base del pensamiento, todo el mundo está de acuerdo en que lenguaje e inteligencia guardan una estrecha relación.#

“A partir de finales de los ochenta del siglo pasado, algunos científicos sugerían que un cambio en la dieta de los homínidos, introduciendo el consumo relativamente abundante de carne, habría dado lugar a cerebros más grandes en los que habría podido empezar a emerger la inteligencia. Entonces, individuos con cerebros relativamente grandes tendrían la inteligencia mínima para ser los primeros en fabricar herramientas con las que romper las cañas de los huesos para poder acceder al tuétano, en donde se hallan los nutrientes más energéticos. De este modo una alimentación rica en grasas animales y en proteínas permitía un aumento progresivo del volumen cerebral. Y con dicho incremento un desarrollo progresivo de la inteligencia.”#

Pues la aparición casual de la niña Australopithecus afarensis, ha servido como punto de partida para la reconstrucción del modo de vida de estos ancestros parientes adaptados tanto para la marcha como para la vida arborícola.

“Australopithecus afarensis, fue un organismo con cráneo de simio y cuerpo muy avanzado respecto a la marcha bípeda (McHenry, 1998). El análisis de sus manos muestra que su estructura muscular y ósea era más similar a la de los chimpancés actuales que a la de los homínidos posteriores. Ciertamente podía utilizar objetos a manera de herramientas, pero sus habilidades se encaminaban más hacia movimientos de prehensión en donde la fuerza era el factor clave y, definitivamente, no era capaz de realizar movimientos finos de los dedos y sobre todo del pulgar (Susman, 1998). Con todo esto, más su capacidad craneal de unos 400 centímetros cúbicos (cc), podemos ver a esta especie como algo muy similar a los chimpancés actuales.”#

Australopithecus afarensis era muy apta para caminar en el suelo. Sabemos que esta habilidad se complementaba con una buena aptitud para la vida arborícola, pues las características de las manos y del tronco indican adaptaciones para el transporte entre los árboles.# Se cree que losAustralopithecus partían nueces con piedras al igual que hoy en día lo hacen los chimpancés, pues podían golpear fortuitamente la tibia de un antílope con una piedra para partirla posibilitando el poder alimentarse de las substancias de su interior.


BIBLIOGRAFIA

http://www.unav.es/cryf/origeninteligencia.html

http://www.marxismo.cl/mod/forum/discuss.php?d=89

http://www.marxismo.cl/mod/forum/discuss.php?d=89#arboles

Nathalie Barrera Pedraza dijo...

Natalie Barrera Pedraza

EVOLUCIÓN Y HERRAMIENTAS
1. Evolucion de la mano:
¿Cuál ha sido la fuerza evolutiva que ha moldeado nuestra mano de forma diferente a la de nuestros antepasados? Algunos autores sostenían que fue la fabricación de herramientas, para la cual la pinza de precisión humana es muy ventajosa, la que impulsó la adquisición de las proporciones actuales. Tanto chimpancés como gorilas usan herramientas y los chimpancés son incluso capaces de modificar objetos naturales de carácter orgánico, como hojas o ramas, para fabricar sus propias herramientas. Pero la fabricación de útiles de piedra es un atributo exclusivo del género Homo, desde hace unos 2,5 millones de años.
La prueba de fuego para poder decidir si la fabricación de herramientas de piedra fue el motor de los cambios estructurales en la mano humana sería averiguar en qué momento los fósiles de homínidos empiezan a mostrar cambios en la longitud relativa de sus dedos. Si estos cambios ocurren mucho antes de que se empiecen a fabricar herramientas, entonces debe ser otro el motor que los ha impulsado.
En los primeros homínidos, el impulso que dirigió la evolución de la mano fue el de adquirir una mayor habilidad para manipular con precisión objetos y quizá construir herramientas con materiales vegetales. Se podían obtener grandes beneficios si se adquiría la suficiente destreza para extraer termitas de sitios complicados o para separar las nutritivas semillas del resto de un fruto pequeño. Por tanto, no es necesario acometer la fabricación de útiles de piedra para estimular y dirigir la evolución de la mano hasta nuestras proporciones actuales. Quizá los primeros homínidos fueron unos artesanos muy competentes, pero sólo elaboraron sus obras con materiales vegetales efímeros y frágiles, y debido a ello no reconocemos su talento.

El Homo Habilis
Los restos de este homínido fueron encontrados en el desfiladero de Olduvai en Tanzania, en el Este de África. Estos hombres vivieron hace 3 millones de años aproximadamente. Con su posición erguida y las manos libres, podían fabricar herramientas, con las que se supone cortaban la carne de los animales que cazaban. Estos primeros artefactos eran lascas o piedras de bordes afilados.
Se cree que al agotarse las fuentes de recolección y caza, estos antecesores del hombre marchaban a otros lugares en busca de alimento, por lo que no permanecían mucho tiempo en un mismo sitio.
Fabricaban hachas y martillos golpeando unas piedras con otras más duras para afilarlas, así lo demuestran las lascas encontradas junto a los restos óseos fosilizados. Fueron los primeros seres que construyeron herramientas, y este hecho marcó la diferencia fundamental entre animales y seres humanos.
El Homo erectus
Al continuar el proceso de evolución, los homínidos dieron origen al Homo erectus. Éstos eran más corpulentos y poseían un cerebro más grande; caminaban erectos, erguidos, al igual que nosotros, y se resguardaban generalmente en cuevas. Vivieron un periodo comprendido entre un millón y medio de años hasta hace 400 000 000 o 200 000 000 años. Su mayor capacidad cerebral les permitió desarrollar su inteligencia y de esa forma pudieron fabricar herramientas más elaboradas, como hachas de mano. Dieron gran importancia al fuego, el cual aprendieron a usar, cuidar y conservar por generaciones. Con él, mejoraron su alimentación: preparaban carne y vegetales cocidos, semillas asadas, etc. También con el fuego alejaban a los animales peligrosos, se alumbraban por la noche y obtenían calor en las épocas de frío. El hecho de cuidar el fuego en un mismo los obligó a permanecer en un sitio por más tiempo; con esto dejaron de ser nómadas y se volvieron seminómadas.
En un momento, el cual no se ha precisado con exactitud, se extendieron por Asia, Europa y Oceanía, así lo indican los vestigios o restos de esta especie encontrados en diversos lugares como la cueva de Choukoutien, cerca de Pekín en China, (Sinanthropus pekinensis); en la isla de Java (Hombre de Java o Pitecanthropus erectus) y en Alemania (Hombre de Heidelberg).
El Homo sapiens
La evolución humana continuó hasta alcanzar las características físicas de los hombres y las mujeres actuales. Hace aproximadamente 50 mil años, con el llamado Homo sapiens, que significa hombre pensante, se comenzaron a poblar otras regiones del mundo.
La evolución de diversos grupos de Homo erectus que emigraron hacia Europa, Asia y Oceanía no se detuvo y continuó el proceso evolutivo en estos lugares. Los restos más antiguos de Homo sapiens se encontraron cerca del río Neandeer en Alemania, por eso se les identificó como Homo sapiens Neandeerthalensis o bien Hombre de Neandeerthal. Durante la época en que vivieron los grupos pertenecientes a la especie Homo sapiens (200 000 a 35 000 a.C.) la temperatura descendió considerablemente; entonces aprendieron a cubrir sus cuerpos con las pieles de animales que cazaban. Además realizaron otro gran adelanto: producían fuego cada vez que lo necesitaban. De esta manera se podían desplazar con mayor libertad en busca de frutos y semillas de recolección o persiguiendo presas de caza. Se presupone que producían fuego frotando dos piedras o dos trozos de madera hasta obtener una chispa que hacía contacto con algún material flamable.
El Homo sapiens mejoró notablemente la fabricación de herramientas. Utilizó una piedra muy dura llamada pedernal y puso mangos en algunas de ellas, a manera de hachas.
Las exploraciones arqueológicas dieron a conocer que los neandeerthales enterraban a sus muertos. Esto hizo pensar en la posibilidad de que realizaran ritos o ceremonias en honor de ellos, lo que podría indicar la creencia en un espíritu o alma, además del cuerpo físico, después de la muerte. Esa parece ser la intención de un entierro en Le Moustier, Francia, donde se hallaron los restos de un joven con un hacha en una de sus manos.
Hombre de Cro-magnon, alrededor del año 30 000 años a.C. vivieron los Homo sapiens sapiens, más desarrollados que sus antecesores y que se corresponden con el hombre actual. Este espécimen fue llamado así porque los primeros restos fueron encontrados en un lugar al Sur de Francia, llamado Cro-Magnon.
Los Homo sapiens sapiens, además de la posición erguida, del descubrimiento y empleo del fuego, fabricación y uso de herramientas y utensilios señalados anteriormente, tenían:
• forma y flexibilidad de la mano, con el dedo pulgar en posición frontal, que les permitía asir objetos como no lo hacía ningún otro animal;
• dominio del lenguaje con la consiguiente posibilidad de comunicar ideas abstractas;
• desarrollo de una conciencia de cooperación social organizada, manifiesta, por ejemplo, en la caza colectiva de grandes animales o de manadas.


BIBLIOGRAFÍA:
http://www.iessuel.org/ccnn/flash/evolucion2.swf

es.encarta.msn.com/encyclopedia_761559816/antropología.html

http://mundobiologia.portalmundos.com/evolucion-humana-la-evolucion-de-la-mano/

Nathalia dijo...

La herramienta en el proceso de Hominización
Nathalia Isabel Salazar Penagos - 20032140070


El Australopithecus con su postura erguida, el bipedismo, la liberación de las manos accediendo a la diferenciación funcional con los pies desde la adquisición de una capacidad manipuladora, la posición erguida de la cabeza y el desarrollo del cerebro, sumadas a una capacidad de cooperación grupal, son la base para la concepción de un proceso de hominización, pese a que estas particularidades no le confieren de por si a un individuo la capacidad de fabricar y utilizar utensilios, son de especial atención, considerando que muchos primates poseen esta capacidad y no la llevan a mayores términos; la liberación de las manos en los procesos de transporte y manipulación de los objetos accedió a la realización de un proceso intelectual a partir del cual hacer que dichas herramientas transcendieran de forma particular en el proceso evolutivo, por su parte las modificaciones morfológicas derivadas; por ejemplo de la adopción de nuevos hábitos, se convierten en potencialidades biológicas para el desarrollo de estrategias adaptativas a determinados ambientes, la subsistencia de la pentadactilia; por ejemplo, está relacionada con la capacidad prensil en el uso benéfico del pulgar oponible de la mano con cinco dedos.
Continuando la línea evolutiva del Australopithecus, deriva el Homo hábiles reconocido por su maestría en la elaboración y manipulación de utensilios de piedra; hace cerca de 2,5 millones de años, dando inicio al Período Paleolítico, con el Australopithecus afarensis como punto de partida y de cierto modo predecesor del Homo hábiles, es posible reconocer la ya existencia de un cuerpo muy avanzado respecto a la marcha bípeda (McHenry, 1998), sus manos muestran una estructura muscular y ósea mas similar a la de los chimpancés actuales que a la de los homínidos evidenciando que ciertamente podía utilizar objetos a manera de herramientas, pero sus habilidades se encaminaban más hacia movimientos de prehensión en donde la fuerza era el factor clave y, definitivamente, no era capaz de realizar movimientos finos de los dedos y sobre todo del pulgar (Susman, 1998), aun así estas primeras transformaciones de la piedra junto con la naciente elaboración de herramientas, darían paso a los primeros asentamientos, tecnificando tanto la caza como la elaboración de los cultivos, proporcionarían una mayor adaptabilidad y practicidad ante las situaciones que se presentaban para su subsistencia, esta especie poseía ahora una nueva perspectiva de los instrumentos y las formas de elaborarlos.

La habilidad de reproducir estas herramientas y de progresarlas, ante las necesidades contribuyo tanto en su variabilidad como en su utilidad llegando a ser en muchos casos decoradas desde múltiples diseños que además de evidenciar una mayor complejidad mental desde el nivel artístico demuestran un mayor desarrollo de motricidad fina.

Las herramientas son aquellos objetos comunes a través de los cuales es posible acceder a la solución de un problema, muchos autores se refieren a estas como extensiones funcionales del cuerpo, cuya caracterización se da según la intención con la que sea utilizada, por tanto puede concebirse un vinculo directo entre el uso de estas herramientas y los procesos de cognición, especialmente en lo que refiere a la solución de problemas y con esta a la capacidad de aprendizaje, el reconocimiento de las consecuencias de dichas manipulaciones, la tendencia a la imitación como un acto social y el principio de una inteligencia común que ha de ser transmitida.

La utilización de herramientas se encuentra vinculada a la adaptación, el reconocimiento del objeto así como de sus características intrínsecas, esta consiente al individuo para actuar, logrando un modo coordinado desde el cual el individuo es capaz se estructurar esquemas mentales, que fundamentan su actuar ante una situación.

La nueva información adquirida es frecuentemente actualizada y utilizada en otros contextos, concibiendo la orientación y la exploración como posibles metodologías en la construcción y descubrimiento de nuevas herramientas desde la interacción con el ambiente; este constante uso y renovación de la herramienta hace parte de un complejo proceso que incluye tanto un enriquecimiento de tipo conceptual, como neurológico, sensorial y muscular, evidenciado en el transcurso de la historia tanto desde el tamaño del cerebro como de la capacidad cognoscitiva de diseño y construcción; pese a esto el desconocer las herramientas predecesoras a las de piedra limita de algún modo la relación directa entre la evolución de las herramientas, de la forma de la mano y el desarrollo craneal y cognitivo de los homínidos.

Bibliografía.

• Lopera R. Francisco, Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias, Vol. 6, p.27-34, 2003-2004.
• Mchenry, H. y berger, L. “Body proportions in Australopithecus afarensis and A. africanus and the origin of the genus Homo”. Journal of Human Evolution, 1998. 35:1-22.
• Susman, R. “Hand function and behavior in early hominids”. Journal of Human Evolution, 1998. 35:23-46.
• Pilbeam, D. El ascenso del hombre. Introducción a la evolución humana. México, Ed. Diana, 1981
http://www.fhuce.edu.uy/antrop/cursos/abiol/links/Artics/roberts.pdf
http://www.pais-global.com.ar/oh/oh05.htm
http://ar.geocities.com/marceloq2001/hominidae/tendencias.htm

nestor dijo...

ADAPTACIONES MORFOLÓGICAS EN LOS HOMÍNIDOS PARA LA ELABORACIÓN DE HERRAMIENTAS.

Nestor Raul Espejo Delgado
20032140026

El estudio de los registros fósiles de los homínidos revela varias tendencias biológicas y conductuales características, las cuales posiblemente se sustenten en las adaptaciones morfológicas faciliten la elaboración de herramientas:

El andar bípedo:
Una de las principales características de los hominidos fue la marcha bípeda, o sea, caminar con dos pies, lo que se considera como el razgo que define a esta familia. Esto trajo como consecuencia una serie de modificaciones del esqueleto en la parte inferior de la columna vertebral, pelvis y piernas, cambios que pueden ser detectados en los huesos de los fósiles.

Aumento tamaño del cerebro y talla corporal:
Gran parte de la capacidad humana para fabricar y utilizar herramientas y demás objetos se relaciona con el tamaño y la complejidad del cerebro. El hombre actual posee un volumen craneal que oscila entre los 1.300 y 1.500 cm3. El volumen de la masa encefálica ha aumentado a lo largo del proceso de hominización, lo que puede relacionarse con los cambios en la conducta de los homininos. A lo largo de los años, los útiles de piedra y demás herramientas incrementaron poco a poco su número y su complejidad. Los yacimientos arqueológicos muestran también una ocupación más intensa durante las últimas fases de la historia biológica del hombre.Es probable que el aumento del tamaño del cerebro humano formara parte de una interrelación compleja que incluía el uso y fabricación de utensilios, así como otras habilidades aprendidas, que permitieron a nuestros antecesores ser capaces, cada vez en mayor medida, de vivir en entornos muy diversos.

Reducción del tamaño de la cara y los dientes:
Todos los considerados monos están dotados de grandes caninos en forma de colmillos que sobresalen claramente del resto de las piezas dentales. Los primeros restos hominidos poseen caninos ligeramente prominentes, pero todos los posteriores presentan una notable reducción de tamaño. Además, los dientes que sirven para masticar -premolares y molares- han ido disminuyendo de tamaño a lo largo de los años. Estos cambios conllevan una reducción gradual del tamaño de la cara y las mandíbulas. La cara de los primeros hominidos era grande y estaba colocada al frente de la cavidad craneal. A medida que los dientes se redujeron y el cerebro aumentó su tamaño, la cara disminuyó y varió su posición hasta situarse debajo de la cavidad craneal en los hombres modernos.

Características conductuales de Hominidae:
Los rasgos más significantivos de la evolución conductual de los hominidos es el desarrollo de la capacidad de confección de herramientas, el pensamiento conceptual, y el idioma simbólico. Estos rasgos son relativamente simples de examinar en el Homo sapiens, pero en los hominidos extintos ellos solo pueden inferirse indirectamente de los restos fósiles.La habilidad de usar las herramientas no es única de los Hominidae; se ha informado sobre buitres que usan piedras para romper huevos de avestruz, y nutrias de mar que usan piedras para abrir almejas o cáscaras de ostras. Fue sostenido por mucho tiempo que sólo los hominidos usaban herramientas realmente hechas, pero en 1960 se observaron chimpancés salvajes que rompian ramitas de los árboles, las despojaban de sus hojas, y luego las usaban para extraer las termitas de sus nidos . Desde que la ramita tuvo que ser modificada quitando sus hojas, esta actividad constituyó "confeccion de herramientas", aunque a un nivel crudo. A diferencia de esto, en los hominidos las observaciones repetidas de tal desarrollo producían individuos no sólo definidos como constructores de herramientas, sino también como constructores de herramientas experimentados; ellos son los únicos animales capaces de usar una herramienta para hacer otra con precisión y en forma regularizada.
Al ser las herramientas mas tempranas fabricadas con materiales perecederos como la madera, no se sabe cuando estas actividades se volvieron un rasgo regular en el desarrollo de los homínidos. Las primeras herramientas reconocibles eran hechas de piedra que, afortunadamente para los arqueólogos, eran sumamente durables. Hay un gradiente de complejidad creciente en la forma de construirlas a medida que transcurre el tiempo, y constituye un tema aparte.
Por el Pleistoceno Medio se construyeron hachas de mano finamente trabajadas, simétricas, aovadas que cuidadosamente se arreglaron o retocaron para producirle bordes rectos. Éstos son los primeros artefactos regularizados (es decir, los objetos fueron preconcebidos en la mente del fabricante, y se hicieron sistemáticamente conformados a un modelo), y los primeros en mostrar que las consideraciones del constructor de herramientas eran estéticas así como funcionales.

Bibliografía.

http://runapacha.iespana.es/paginas/14biblioteca/pdf/libro4/libros4_x.pdf
http://ar.geocities.com/marceloq2001/hominidae/tendencias.htm
http://www.fhuce.edu.uy/antrop/cursos/abiol/links/Artics/roberts.pdf
http://www.pais-global.com.ar/oh/oh05.htm
http://ar.geocities.com/marceloq2001/hominidae/tende

nestor espejo dijo...

ADAPTACIONES MORFOLÓGICAS EN LOS HOMÍNIDOS PARA LA ELABORACIÓN DE HERRAMIENTAS.

Nestor Raul Espejo Delgado
20032140026

El estudio de los registros fósiles de los homínidos revela varias tendencias biológicas y conductuales características, las cuales posiblemente se sustenten en las adaptaciones morfológicas faciliten la elaboración de herramientas:

El andar bípedo:
Una de las principales características de los hominidos fue la marcha bípeda, o sea, caminar con dos pies, lo que se considera como el razgo que define a esta familia. Esto trajo como consecuencia una serie de modificaciones del esqueleto en la parte inferior de la columna vertebral, pelvis y piernas, cambios que pueden ser detectados en los huesos de los fósiles.

Aumento tamaño del cerebro y talla corporal:
Gran parte de la capacidad humana para fabricar y utilizar herramientas y demás objetos se relaciona con el tamaño y la complejidad del cerebro. El hombre actual posee un volumen craneal que oscila entre los 1.300 y 1.500 cm3. El volumen de la masa encefálica ha aumentado a lo largo del proceso de hominización, lo que puede relacionarse con los cambios en la conducta de los homininos. A lo largo de los años, los útiles de piedra y demás herramientas incrementaron poco a poco su número y su complejidad. Los yacimientos arqueológicos muestran también una ocupación más intensa durante las últimas fases de la historia biológica del hombre.Es probable que el aumento del tamaño del cerebro humano formara parte de una interrelación compleja que incluía el uso y fabricación de utensilios, así como otras habilidades aprendidas, que permitieron a nuestros antecesores ser capaces, cada vez en mayor medida, de vivir en entornos muy diversos.

Reducción del tamaño de la cara y los dientes:
Todos los considerados monos están dotados de grandes caninos en forma de colmillos que sobresalen claramente del resto de las piezas dentales. Los primeros restos hominidos poseen caninos ligeramente prominentes, pero todos los posteriores presentan una notable reducción de tamaño. Además, los dientes que sirven para masticar -premolares y molares- han ido disminuyendo de tamaño a lo largo de los años. Estos cambios conllevan una reducción gradual del tamaño de la cara y las mandíbulas. La cara de los primeros hominidos era grande y estaba colocada al frente de la cavidad craneal. A medida que los dientes se redujeron y el cerebro aumentó su tamaño, la cara disminuyó y varió su posición hasta situarse debajo de la cavidad craneal en los hombres modernos.

Características conductuales de Hominidae:
Los rasgos más significantivos de la evolución conductual de los hominidos es el desarrollo de la capacidad de confección de herramientas, el pensamiento conceptual, y el idioma simbólico. Estos rasgos son relativamente simples de examinar en el Homo sapiens, pero en los hominidos extintos ellos solo pueden inferirse indirectamente de los restos fósiles.La habilidad de usar las herramientas no es única de los Hominidae; se ha informado sobre buitres que usan piedras para romper huevos de avestruz, y nutrias de mar que usan piedras para abrir almejas o cáscaras de ostras. Fue sostenido por mucho tiempo que sólo los hominidos usaban herramientas realmente hechas, pero en 1960 se observaron chimpancés salvajes que rompian ramitas de los árboles, las despojaban de sus hojas, y luego las usaban para extraer las termitas de sus nidos . Desde que la ramita tuvo que ser modificada quitando sus hojas, esta actividad constituyó "confeccion de herramientas", aunque a un nivel crudo. A diferencia de esto, en los hominidos las observaciones repetidas de tal desarrollo producían individuos no sólo definidos como constructores de herramientas, sino también como constructores de herramientas experimentados; ellos son los únicos animales capaces de usar una herramienta para hacer otra con precisión y en forma regularizada.
Al ser las herramientas mas tempranas fabricadas con materiales perecederos como la madera, no se sabe cuando estas actividades se volvieron un rasgo regular en el desarrollo de los homínidos. Las primeras herramientas reconocibles eran hechas de piedra que, afortunadamente para los arqueólogos, eran sumamente durables. Hay un gradiente de complejidad creciente en la forma de construirlas a medida que transcurre el tiempo, y constituye un tema aparte.
Por el Pleistoceno Medio se construyeron hachas de mano finamente trabajadas, simétricas, aovadas que cuidadosamente se arreglaron o retocaron para producirle bordes rectos. Éstos son los primeros artefactos regularizados (es decir, los objetos fueron preconcebidos en la mente del fabricante, y se hicieron sistemáticamente conformados a un modelo), y los primeros en mostrar que las consideraciones del constructor de herramientas eran estéticas así como funcionales.

Bibliografía.

http://runapacha.iespana.es/paginas/14biblioteca/pdf/libro4/libros4_x.pdf
http://ar.geocities.com/marceloq2001/hominidae/tendencias.htm
http://www.fhuce.edu.uy/antrop/cursos/abiol/links/Artics/roberts.pdf
http://www.pais-global.com.ar/oh/oh05.htm
http://ar.geocities.com/marceloq2001/hominidae/tende

diana carolina dijo...

DIANA CAROLINA SÁNCHEZ CARRILLO
20031140069

HERRAMIENTAS Y ARMAS CONTRIBUYERON A LA EVOLUCION DE LOS HOMINIDOS

Los neandertales fabricaron elaboradas herramientas de piedra, que eran cruciales para su supervivencia. Servían como instrumentos para la caza, para descuartizar los animales, elaborar materiales y encender el fuego. La tecnología más comúnmente asociada con los neandertales es la Musteriense y duró desde hace 150.000 años hasta hace unos 27.000.
La caja de herramientas musteriense consistía en objetos tales como hachas de mano, tajadores (choppers), raspadores, cuchillos, deniculados y puntas de lanza. Las hachas de mano, como la imagen que se ve en la sangría de cada párrafo eran muy usadas para desollar y descuartizar la caza. Los tajadores (choppers) eran usados para romper los huesos para abrirlos y obtener médula, cortar madera, ablandar la carne y, posiblemente, como un martillo primitivo. Los raspadores eran usados para curtir pieles y posiblemente para obtener carne de los huesos. Los cuchillos tenían como función cortar la carne. Los deniculados pueden haber sido usados para cortar y modelar madera. Esto incluiría crear puntas afiladas para las lanzas de caza musterienses. Las puntas, por otro lado, estaban colocadas en las lanzas. Este instrumento era usado para el ataque y la defensa y era más que probablemente empujada más bien que lanzada.
Estos aparejos fueron creados con la técnica Levallois, en la que un núcleo de piedra cuidadosamente preparado se fabricaba desprendiendo pedazos de la parte superior y los lados. Todos las láminas eran entonces golpeados con el núcleo para convertirlos en una variedad de herramientas especializadas. Para golpear estas láminas con los núcleos, los neandertales debían tener una cierta capacidad cognitiva y una imagen mental de la forma que querían plasmar en la lámina. Tenían que saber en qué ángulo debían hacer el impacto y la fuerza del golpe para producir la herramienta que necesitaban. En consecuencia, los neandertales tenían la inteligencia suficiente para tener conocimiento de la simetría. Sin este concepto, no habrían sido capaces de producir herramientas tan efectivas. Los neandertales también hicieron innovaciones en su tecnología de fabricación de herramientas, siendo los primeros homínidos qu colocaron piedras y puntas de sílex en el extremo de sus lanzas de madera, creando armas de caza efectivas. Otra invención fue poner el estremo del bastón de una lanza de madera al fuego para fabricar una punta afilada, que era también usada para cazar.
Otra tecnología de fabricación de herramientas que ha sido recientemente reconocida a los neandertales es la técnica Chatelperroniense. Esta técnica empezó hace alrededor de 32.000 años y terminó hace unos 30.000. El Chatelperroniense tiene algunos rasgos del Musteriense, pero en su mayor parte, gran cantidad de herramientas estaban hechas con cuchillas bien golpeadas. La principal característica de esta tecnología es que el típico cuchillo Chatelperroniense tenía un dorso curvo, similar al cuchillo musteriense.
Ha habido alguna polémica acerca de si los neandertales eran capaces de crear una tecnología tan avanzada o no. Sin embargo, con el descubrimiento del neandertal de Saint-Cesaire, conocido comúnmente como el "último neandertal", esto ha cambiado. Se cree ahora que estos homínidos eran responsables de la tecnología chatelperroniense. A pesar de ello algunos paleoantropólogos todavía creen que los neandertales solamente imitaron las tecnologías de sus vecinos los Homo Sapiens.

Una última herramienta que usaron los neandertales fueron sus dientes. Paleoantropólogos y antropólogos físicos han especulado que estos antecesores usaron sus mandíbulas y dientes para fabricar herramientas, sujetando objetos en su boca, usando sus dientes frontales como amarre. En muchos cráneos, como el Shanidar I, los dientes frontales estaban literalmente desgastados hasta la raíz. Extensos estudios hechos sobre los modelos de desgaste de los dientes de los neandertales revelan que materiales animales y vegetales habían sido partidos apretando los dientes. Otros estudios dentales microscópicos revelan que algunos objetos habían sido sujatados con la boca y simultáneamente cortados con herramientas de piedra (Stringer 1993). No sólo cortaron materiales los neandertales mientras los sujetaban con sus bocas, sino qe también usaban sus dientes como un amarre para obtener pieles con ayuda de raspadores. Este excesivo desgaste de los dientes de los neandertales ha conducido a especular que las pieles eran tratadas mientras estaban fuertemente asidas con la boca, restregando un raspador de atrás a adelante y de arriba abajo. A partir de esta evidencia es obvio que, a pesar de que la invención de la aguja no se produce hasta más tarde, los neandertales probablemente lograron con esfuerzo unir pieles curtidas con nervios.

www.casaciencias.org/domus/hominidos-y-hominidas/herramientas.html
html.rincondelvago.com/evolucion-de-los-hominidos.html
platea.pntic.mec.es/~macruz/neander/tools.html

Pluie dijo...

Universidad Distrital Francisco José de Caldas
Facultad de Ciencias y Educación
Licenciatura en Biología

Sandra Isabel Moreno Abril
20031150043



Hay tres características principales que diferencian al hombre del animal:
La facultad de pensar (el pensamiento que soluciona problemas e implica abstracciones, conceptos, generalizaciones, ideas, anticipación y reflexión)
La segunda característica es el habla
La tercera característica es el empleo de herramientas hechas por el mismo, instrumentos ideados con una finalidad y de acuerdo con un plan preestablecido. (1)

La herramienta y la mano: Benjamín Franklin llamaba al hombre animal constructor de herramientas. El construir implica la modificación planeada de los objetos naturales basados en el conocimiento previo del efecto. (1)
La herramienta a su vez depende de la evolución de la mano. En el animal, sus órganos son instrumentos cuya forma específica para un tipo de actividad los hace “inalterables” unidos a sus cuerpos, como la trompa del elefante o las patas delanteras para excavar del topo.,
Las herramientas que usa el hombre están separadas de su cuerpo y la mano humana actúa como órgano universal, al hacer asir las herramientas que varían para las diferentes funciones, la combinación mano herramienta reemplaza los diversos órganos de los animales.
Hay una gran diferencia entre la mano subdesarrollada del antropoide y la mano humana que se ha perfeccionado por labor de cientos de miles de años. El numero y la disposición general de los huesos y los músculos es el mismo en ambos, pero la mano del hombre primitivo puede ejecutar centenares de operaciones que ninguna mano de mono grande o pequeño puede imitar. Ninguna otra mano que no sea la humana ha construido jamás un utensilio de piedra más rudimentario.
Aparte de la compleja anatomía de la mano, esta su desarrollado sentido del tacto, que excede en mucho al de cualquier animal. El tacto no es solo pasivo sino activo y juega un papel importante en la adquisición del conocimiento. (1)

La mano no es únicamente un órgano para el trabajo sino es también resultado del trabajo. Solo por el trabajo, por la adaptación a operaciones siempre nuevas, por la herencia de todas las adaptaciones útiles en el desarrollo de los músculos, los ligamentos y los huesos, ha logrado la mano del hombre. Parece que la mano pudo realmente, haber jugado un papel en el desarrollo del cerebro, pues las manos del hombre-mono de África de Sur se habían desarrollado mucho antes que su cerebro. (1)


El cerebro y la mano puesto que el hombre prevee la acción de las herramientas, el pleno uso de la mano requiere un grado considerable de desarrollo mental. Un animal no es capaz de eso; siquiera en el caso de una extrema emergencia ha manifestado este poder inventivo. Se precisa imaginar el futuro de algo no existente y esto siempre acompaña el pensamiento conciente.
El pensamiento surge de la precisión de los problemas prácticos; es o bien una comparación de varias posibilidades de acción, entre las cuales se ha de elegir o el invento de u medio totalmente nuevo para salvar una dificultad. Esto quiere decir que la dificultad no puede vencerse con un ataque frontal, sino dando un rodeo. Este nuevo género de conducta se observa claramente en la construcción de trampas. Entre la necesidad real, sentida originalmente y su subsiguiente satisfacción hay una serie de acciones intermedias que solo indirectamente conducen al objetivo. En tales casos no hay solo un rodeo en la acción, sino que a este corresponde un rodeo en el pensamiento. Además no hay solamente un posible rodeo, sino que hay muchos. La acción puede tomar diferentes direcciones. Por consiguiente, cada alternativa ha de estar presente en la imaginación de tal modo que pueda realizarse una comparación y elección. Este sopesar de una cosa con relación a otra, esta elección de alternativas es realmente lo que significa el pensamiento y la libertad humana(1).

Hombre y animales una consecuencia notable de este uso humano de las herramientas es que como el hombre viene a ser un animal de órganos intercambiables puede variar grandemente sus reacciones hasta llegar a una realmente efectiva. El animal ha adquirido una sola manera de vivir, perecerá si las reacciones de las que es capaz son inefectivas. Las rocas están llenas de fósiles de animales cuyas estructuras estaban especializadas y limitadas y que por ello resultaron ser inadecuadas cuando se produjeron grandes cambios climatológicos o del medio.
El hombre puede igualar a todos los animales especializados. En tanto que cada animal esta limitado a su propio habitad, el hombre se adapta a las mas adversas condiciones de vida. (1)

El cerebro la diferencia del cerebro del hombre actual comparado con el de monos superiores o el de los primeros hombres, no es solamente cuantitativa sino cualitativa. Hay nuevas estructuras no solamente más células cerebrales. Así tenemos superpuestos a todos los mecanismos del cerebro animal, otros mecanismos más complicados, de los que dependen las complejidades de una vida más rica, las cuales están fuera del control de mecanismos originales. El cortex que ejerce la regulación central de todas las acciones, consiste en una densa red de miles de millones de células nerviosos con sus ramificaciones de interconexión. El cerebro más grande ofrece crecientes posibilidades para reacciones de diversos modos, una mayor capacidad para aprender y como consecuencia una mayor inteligencia.
Pensamiento y lenguaje La suma de ambos da por resultado la capacidad de racionamiento abstracto. Un aspecto de este es el proceso de atención intensa e ininterrumpida, sin la cual la solución de problemas y la elección de alternativas es imposible. El pensamiento es la base del lenguaje y el organismo humano es capaz de hablar no solo porque posee los mecanismos vocales, sino los centros corticales de la palabra. Si estos faltan o están lesionados, es imposible hablar. (1)

Bibliografía

Lewis J. Antropología simplificada Ed. Selector http://books.google.com.co/books?hl=es&id=2OXWjlE6Mq8C&dq=antropologia+simplificada&printsec=frontcover&source=web&ots=KVmYKgBnuS&sig=SUOMZZO4RLV2nZXhvxf1JVugXo4#PPP1,M1

Camilo Andrés Díaz Téllez dijo...

PROCESO DE HUMANIZACIÓN

Entendemos como "proceso de humanización" el lento proceso del que surge y se desarrolla la cultura, a partir de la base biológica que la hace posible. Éste es un proceso que debe entenderse como paralelo al de hominización. La separación que de ambos procesos se realiza en las explicaciones de la evolución del hombre, se debe a la necesidad de simplificar la exposición, pero es equívoco, porque pueden entenderse como dos procesos consecutivos, cuando en realidad son simultáneos y de influencia recíproca. En suma, el hombre es producto de un largo y complejo proceso de relaciones y mutuas influencias entre factores biológicos y culturales.

El desarrollo del cerebro y en consecuencia de la inteligencia, posibilitó la creación de nuevas y mejores herramientas, y eso permitió dar respuestas más eficaces a los retos de la supervivencia como fueron la vida social, el aprendizaje, la cooperación etc. Estas capacidades son a su vez favorecidas por la selección natural, pues los individuos más capacitados logran sobrevivir y dejar más descendencia. La cultura se convierte en un factor positivo para la supervivencia. Y este proceso da como resultado, a la larga, homínidos cada vez más cerebrados y simultáneamente, mas culturizados. Hasta llegar al humano actual que es un homínido esencialmente cultural. En este sentido, por cultura debemos entender, de forma amplia, todo un conjunto de capacidades y de costumbres, que no se adquieren por herencia genética, sino por el aprendizaje, gracias a la relación social con los otros congéneres.

La cultura tiene dos polos claramente establecidos:

1º La relación del homínido con el medio, esto es, el desarrollo de la técnica, que se concreta en la creación de herramientas, vivienda, etc., que le permite sobrevivir más eficazmente en el medio.

2° La relación social con sus propios congéneres, que se concreta en la organización social, la cooperación, el aprendizaje, etc. Y en este polo adquiere especial importancia la comunicación y el lenguaje. Entendiéndolo así, el grado de evolución de los homínidos se corresponde con el grado de evolución de su cultura, que consiste en una mayor cooperación e interacción social. Como en su lugar hemos señalado es, posiblemente, en el Horno Habilis donde se produce el salto a la evolución cultural. En esta especie el proceso de aprendizaje de las crías, y lo que, de manera muy genérica, podemos denominar "conducta inteligente" comienza a resultar muy eficaz para la adaptación al medio y para la supervivencia, no dependiendo ya exclusivamente de las capacidades heredadas genéticamente.

Este proceso se acelera en las especies posteriores y el aprendizaje cultural se convierte en un mecanismo de selección cada vez mas importante, pues los individuos intelectualmente más capaces son favorecidos por la selección natural, a la que hay que añadirle otro factor esencial que se superpone, la selección cultural. Esta consiste en la selección por parte del grupo (de manera consciente o no) de aquellos individuos más capaces intelectualmente en detrimento de los menos capaces. Acelerándose, así, la selección y la evolución.

VIDA EN GRUPO Y COOPERACION

Las transformaciones biológicas que hemos visto provocarán el nacimiento inmaduro de crías y, por tanto, una prolongación del periodo de crianza, y del periodo de aprendizaje. La prolongación de la infancia significa una mayor dependencia de las crías y por tanto un mayor cuidado de los adultos que han de mantener grupos más estables.

El aprendizaje está menos vinculado a la maduración física y más a la transmisión de los conocimientos acumulados por la horda. Esta transmisión seguramente se realizaba tanto por reiterada observación e imitación, como la realizan los simios actuales, como de manera directa, con lo que la función del instinto va dejando paso a la del aprendizaje cultural. Esta nueva realidad favoreció y a su vez se vio favorecida por una agudización de los hábitos sociales, desarrollándose un comportamiento que sería esencial para el éxito evolutivo, nos referimos a la cooperación estrecha y permanente del grupo, lo cual permitió una mayor explotación del medio, una más abundante recolección, mas fácil localización y obtención de carne, ya por la carroña que había que disputar a los competidores, ya
por la caza de algunos animales. La cooperación aumentó, también, la capacidad de defensa frente a los depredadores. Todas éstas eran conductas muy elaboradas y complejas que exigían una mayor coordinación social. La alimentación se realizaba en grupo, lo que estrechó los lazos sociales, el desarrollo de la afectividad, favoreció la comunicación de la experiencia social, etc. Y el manejo de nuevos útiles necesitaba de un adiestramiento que supuso el fomento de relaciones de aprendizaje entre los individuos del grupo, a la vez que produjo un aumento de la densidad de población.

COMINUCACION Y LENGUAJE

El homínido evoluciona más rápidamente al aumentar la complejidad de su medio. A mayor diversidad de experiencias, mayor número de diferentes estímulos a los que el individuo ha de aprender a responder adecuadamente. Todo lo que hemos visto exigía conductas más complejas y con ellas el desarrollo de la capacidad de emitir y distinguir mayor número de voces. El homínido empieza a dirigir sus gritos al servicio de esa vida social. El grito deja de ser exclusivamente una respuesta a estímulos externos, como expresión de dolor, temor o amenaza, y adquiere una función nueva, anunciar lo que se va a hacer en presencia de otros para enseñarles o para pedir su colaboración. Es éste un progreso fundamental para la posterior culminación en la palabra. Así, parece que el manejo de útiles y la actividad cooperante fueron decisivos en el paso del mero grito animal al primer esbozo de lenguaje articulado. Por su parte, la selección natural actuaría en favor de aquellos individuos con gran capacidad manual, y de emitir y percibir un mayor numero de voces. Esto produciría un notable cambio somático: cambios en la laringe para poder articular los nuevos sonidos y, en las últimas etapas de la hominización, el desarrollo del cerebro. La progresiva implantación y perfeccionamiento del lenguaje tuvo consecuencias evolutivas trascendentales, en cuanto que permitió transmitir oralmente la propia experiencia desvinculada espacio-temporalmente de los hechos. El lenguaje es el instrumento más adecuado para adquirir y transmitir experiencia sobre todos y cada uno de los seres y procesos del universo, naciendo así la experiencia social. En definitiva, la realidad ha podido someterse progresivamente a la acción humana desde que fue expresándose en lengua.

El lenguaje es el último paso que permite al homínido desprenderse de su medio animal y sustituirlo por un medio social humano. Este importante cambio cualitativo de medio significa romper el equilibrio en el que se encontraba frente a las demás especies. Ahora, el hombre primitivo se adelanta en su acción a las otras especies, interfiere en sus recursos alimentarios, y utiliza nuevas especies como alimento, convirtiéndose poco a poco en el animal hegemónico. En cualquier caso, lo dicho no debe entenderse como una sucesión de fases, sino como una interrelación múltiple de factores en la que se da influencia recíproca constante entre ellos. Las transformaciones anatómicas, como la liberaci6n de las manos y sus responsabilidades manipuladoras eran un reto al cerebro que debió dar órdenes cada vez más complejas y sutiles que forzaban a las manos a incrementar su habilidad y precisión para construir instrumentos cada vez más complejos y perfectos. Esto a su vez exigía un cerebro cada vez más voluminoso y complejo en sus conexiones, y por tanto exigía la
posibilidad de crecimiento del cráneo. El aumento del cerebro implica más inteligencia y comportamientos depredatorios, sociales, etc., más refinados. El éxito de este proceso posibilitó la supervivencia y prosperidad en el nuevo hábitat dando una respuesta adecuada tanto en cuanto a las ventajas como a los peligros.

BIBLIOGRAFÍA
http://www.usuarios.lycos.es/diariodeclase/SESIONES/BLOQUE%20EL%20SER%20HUMANO/WEBQUEST%20HOMINIZACION/PROCESO%20DE%20HUMANIZACI%D3N.pdf

Edwin Alberto dijo...

Evolución de los homínidos por medio de las herramientas
Edwin Alberto Ussa Cristiano código 20022140072

Si se habla de la evolución del hombre por medio de las herramientas se debe hablar necesariamente de la evolución de la mano ya que esta es la más perfecta y versátil herramienta de la naturaleza.
Y, aunque roedores como las ardillas, aves como los loros y otros animales pueden manipular objetos con sorprendente habilidad, es en nuestro propio grupo, el de los primates, donde podemos encontrar el desarrollo perfecto de este miembro.
Todos los primates incluyendo los póngidos tienen la capacidad de agarrar con sus manos, y tal como se pudo apreciar durante el desarrollo de la clase en la que se planteo el origen de los Afarensis esto es una adaptación muy útil para la vida arborícola “braquiadores”, pero muchos de ellos sólo ejercen fundamentalmente una presión fuerte y poco precisa, agarrando los objetos entre la palma de la mano y la totalidad de los dedos.

Para poder asir objetos con delicadeza y manipularlos con precisión se requiere que el pulgar sea un dedo de características diferentes a las de los demás, con capacidad de rotar lateralmente con respecto a la mano y de oponerse a cada uno de los demás dedos. Los grandes simios antropomorfos, como orangutanes, gorilas y chimpancés, presentan un pulgar oponible y pueden ejercer una precisión en forma de pinza (mucho mas precisa”, pero mucho más torpemente que el hombre; ello es debido a la escasa longitud relativa del pulgar con respecto a los demás dedos, que impide que se pueda enfrentar una yema contra la otra. El hombre tiene un pulgar mucho más largo con respecto al resto de la mano que los otros antropomorfos. Esto se ha producido más bien debido a un acortamiento del resto de la mano que a un crecimiento del pulgar1.
Debido a las apreciaciones anteriores surge la siguiente pregunta que fue anteriormente planteada por Jiménez Antonio 2006 la cual nos induce a pensar acerca de ¿Cuál ha sido la fuerza evolutiva que ha moldeado nuestra mano de forma diferente a la de nuestros antepasados? Algunos autores sostenían que fue la fabricación de herramientas, y yo personalmente lo relaciono como un desarrollo evolutivo de forma paralela con el bipedismo ya que al no necesitar esa estructuración de la mano para una vida arborícola permite la evolución hacia otras vías.
Algunos historiadores dividen el desarrollo del hombre en tres momentos que son la edad de piedra, edad de los metales y la edad antigua 2 pero es de suponer que la evolución del hombre o por lo menos de sus manos y por lo tanto del bipedismo se genero mucho antes de estas edades ya que los registros de piedras talladas requieren la manipulación de algún tipo de cincel arcaico. Inclusive es posible pensar que la evolución de los humanos se ha dado desde antes de los pre-australopitecinos ya que no hay un acuerdo general sobre estos primeros homínidos y si fueron totalmente bípedos o no3, por lo tanto se puede concluir que desde el mismo momento en el que se decide dejar la vida arborícola se inicia la evolución de los homínidos por medio de las herramientas ya que en el suelo debieron manipular objetos que para el momento no se consideraban herramientas pero que desarrollaron habilidades manuales y la necesidad de convertirlos en objetos más útiles.

_________________________
1. Tomado en medio magnético de: http://www.mundobiología/evolucionhumana/laevoluciondelamano.htm
2. Tomado en medio magnético de: http://fai.unne.edu.ar/biologia/evolucion/evo3.htm
3. Tomado en medio magnético de: http://www.monografias.com/trabajos31/labor-historica-evolucion-hombre-historia/labor-historica-evolucion-hombre-historia.shtml

posdata: este es un linck por si quieren ver la evolucion del hombre en presentaciones de flash http://www.iessuel.org/ccnn/flash/evolucion2.swf

Luisa Fernanda dijo...

Luisa Fernanda Olaya 20021140047

ADAPTACIONES DE LOS HOMINIDOS
Sabemos que en la historia de la línea homínida (la línea de especies que se separó de nuestros antepasados simios hace unos 5 millones de años y abarca todas las especies más emparentadas con los seres humanos que con los chimpancés) se han dado períodos notables de diversificación de especies entre ellas esta nuestra especie, Homo sapiens, es el bebé de la familia homínida pues evolucionó hace apenas unos 200,000 años. Por comparación, se calcula que la primera especie bípeda se separó inicialmente de la línea de simios hace un poco más de 5 millones de años.
Principales adaptaciones que contribuyen el desarrollo de herramientas en homínidos.
El bipedalismo
Los primeros mamíferos en desarrollar esta característica fueron "primates antropoides" (el grupo de mamíferos que abarca todos los micos, los simios, los antepasados homínidos de los humanos y los humanos) hace unos 35 millones de años. Después la línea de los primates siguió evolucionando y subdividiéndose en distintas especies por otros 30 millones de años antes de que surgiera la rama lateral de nuestros antepasados más directos: los homínidos erectos.
Como la vida empezó a evolucionar en el planeta hace 3.5 billones de años, y la línea de los primates lleva unos 35 millones de años evolucionando, y los homínidos erectos aparecieron hace unos 5 millones de años, en realidad nuestra especie (Homo sapiens,que lleva mucho menos de un millón de años ). El caminar en dos patas facilito el tener las manos libres y poder las utilizar para algo mas que caminar , de esta manera los hominidos comenzaros a manipular materiales que tenían a la mano como las piedras, madera y huesos para emplearlas como armas en la caza de animales y poder alimentarse.

Aumento tamaño del cerebro y talla corporal:

Gran parte de la capacidad humana para fabricar y utilizar herramientas y demás objetos se relaciona con el tamaño y la complejidad del cerebro. El hombre actual posee un volumen craneal que oscila entre los 1.300 y 1.500 cm3. El volumen de la masa encefálica ha aumentado a lo largo del proceso de hominización, lo que puede relacionarse con los cambios en la conducta de los homininos. A lo largo de los años, los útiles de piedra y demás herramientas incrementaron poco a poco su número y su complejidad. Los yacimientos arqueológicos muestran también una ocupación más intensa durante las últimas fases de la historia biológica del hombre.Es probable que el aumento del tamaño del cerebro humano formara parte de una interrelación compleja que incluía el uso y fabricación de utensilios, así como otras habilidades aprendidas, que permitieron a nuestros antecesores ser capaces, cada vez en mayor medida, de vivir en entornos muy diversos.

Reducción del tamaño de la cara y los dientes:

Todos los considerados monos están dotados de grandes caninos en forma de colmillos que sobresalen claramente del resto de las piezas dentales. Los primeros restos hominidos poseen caninos ligeramente prominentes, pero todos los posteriores presentan una notable reducción de tamaño. Además, los dientes que sirven para masticar -premolares y molares- han ido disminuyendo de tamaño a lo largo de los años. Estos cambios conllevan una reducción gradual del tamaño de la cara y las mandíbulas. La cara de los primeros hominidos era grande y estaba colocada al frente de la cavidad craneal. A medida que los dientes se redujeron y el cerebro aumentó su tamaño, la cara disminuyó y varió su posición hasta situarse debajo de la cavidad craneal en los hombres modernos.

Características conductuales de Hominidae:
Los rasgos más significantivos de la evolución conductual de los hominidos es el desarrollo de la capacidad de confección de herramientas, el pensamiento conceptual, y el idioma simbólico. Estos rasgos son relativamente simples de examinar en el Homo sapiens, pero en los hominidos extintos ellos solo pueden inferirse indirectamente de los restos fósiles.
La habilidad de usar las herramientas no es única de los Hominidae; se ha informado sobre buitres que usan piedras para romper huevos de avestruz, y nutrias de mar que usan piedras para abrir almejas o cáscaras de ostras. Fue sostenido por mucho tiempo que sólo los hominidos usaban herramientas realmente hechas, pero en 1960 se observaron chimpancés salvajes que rompian ramitas de los árboles, las despojaban de sus hojas, y luego las usaban para extraer las termitas de sus nidos . Desde que la ramita tuvo que ser modificada quitando sus hojas, esta actividad constituyó "confeccion de herramientas", aunque a un nivel crudo. A diferencia de esto, en los hominidos las observaciones repetidas de tal desarrollo producían individuos no sólo definidos como constructores de herramientas, sino también como constructores de herramientas experimentados; ellos son los únicos animales capaces de usar una herramienta para hacer otra con precisión y en forma regularizada.
Al ser las herramientas mas tempranas fabricadas con materiales perecederos como la madera, no se sabe cuando estas actividades se volvieron un rasgo regular en el desarrollo de los hominidos. Las primeras herramientas reconocibles eran hechas de piedra que, afortunadamente para los arqueólogos, eran sumamente durables. Hay un gradiente de complejidad creciente en la forma de construirlas a medida que transcurre el tiempo, y constituye un tema aparte.

Modificado de
http://www.ar.geocities.com/marceloq2001/hominidae/- http://www.posted.ath/rwor.org

marisel dijo...

Marisel Rivas Muñoz
Cod: 20022140057
ADAPTACIONES MORFOLÓGICAS EN LOS HOMÍNIDOS PARA LA ELABORACIÓN DE HERRAMIENTAS
Al tener que bajar de los árboles los homínidos se adapta a un nuevo ambiente y a nuevas formas de supervivencia, al cual debe adaptarse, teniendo un gran número de cambios morfológicos, anatómicos. Según el libro de los vertebrados al hombre de Jean Piveteau(pag138) el uso de instrumentos (herramientas ), colocó al hombre primitivo un paso mas adelante de su evolución, donde el silex tallado será la primera aparición del hombre. Aquí se plantea que mas qué la utilización de instrumentos ser un resultado de la hominizacion, fue uno de los factores de ella (materializado en un instrumento fabricado), el donde estuvo siempre en adelanto con respecto al cuerpo, de la misma manera que en el curso de la historia, Las manos se vuelven más cortas y más anchas, mejor preparadas ser más útiles en la fabricación de herramientas gracias a un movimiento más armonioso de los dedos y la aparición del pulgar oponible que permite el efecto pinza, también los brazos se adaptan para tener una mayor eficiencia para correr, excavar y capturar presas con las herramientas elaboradas. En el australophitecus, por su volumen craneal le dio la capacidad de fabricar rudimentarios instrumentos, ahora,el cambio sustancial que se opera en Homo habilis es su capacidad para pensar en la necesidad de disponer de un objeto de roca con una punta dura, de ahí iniciar la búsqueda de un guijarro que pudiera ser controlado con una mano, tomarlo, golpearlo contra rocas de mayor talla para romperlo y así tratar de obtener una pieza en la cual las fracturas se han concentrado en un sólo extremo y dan por resultado lo que denominamos “tajador” (Leakey 1985) o sea una piedra con bordes cortantes y punta o puntas irregulares, pero consistentes. Existen diversas hipótesis para explicar el origen de la postura bípeda y el andar erecto. Entre ellas, una alude a la "necesidad de liberación de las manos para usar herramientas", por lo cual se tienen datos sobre la utilización de los dientes y sus mandíbulas como herramienta en los neandertales.
Hay que destacar que el paso evolutivo del hombre primitivo al hombre moderno intervinieron muchos factores, por lo Cuál el homínido tuvo que buscar diferentes maneras de enfrentarse al ambiente y al los seres que habitaban este, así que la confección y el uso de las herramientas hizo que su cuerpo se adaptara a las nuevas exigencias del presente. Este tuvo muchos cambios como los mencionados en la parte superior aunque cabria destacar muchísimos que se entrelazan con las adaptaciones anteriormente mencionadas como son las tendencias evolutivas de la dentición, del cráneo de la posición bípeda y cambio de estructuras poscraneales .

• JEAN PIVETEAU .De Los Primeros Vertebrados Al Hombre.ed. Labor, s.a. Barcelona España 1973
• http://www.educa.aragob.es/iescarin/depart/biogeo/varios/BiologiaCurtis/Seccion%204/4%20-%20Capitulo%2024.htm
• http://www.almendron.com/politica/pdf/2004/spain/spain_1270.pdf

CAROLINA PABON dijo...

GISELE CAROLINA PABÓN GUEVARA
20031140052
Cuando El hombre fue capaz de fabricar útiles, recurrió a los materiales que le fueron más fáciles de obtener y trabajar, seguramente madera y cañas que, por su condición de perecederos, no han llegado hasta nosotros. En cambio los instrumentos de si han sido hallados, y en grandes cantidades en yacimientos arqueológicos, testimonios de lugares donde habitaron las primeras comunidades humanas. Los pre historiadores han clasificado esos útiles de acuerdo con sus formas, técnicas empleadas y localizaciones. La edad donde se muestra el uso de útiles es la edad de piedra, la cual se divide en dos periodos.
Periodo paleolítico (piedra antigua): comprende la etapa mas larga de presencia del hombre sobre la tierra, desde el Homo habilis hasta mas acá de los 5000 a. C. aproximadamente. Llevaba una existencia nómada, persiguiendo la caza, recolectando y pescando, y refugiándose en cabañas, abrigos o cuevas. Entre los útiles de piedra que labro (preferentemente de sílex) figuran puntas de flecha, hachas, azagayas, punzones, raederas (para el trabajo de la madera y las pieles). A partir de la transformación elemental de núcleos de piedra, la técnica fue refinándose y se centro en la talla de lascas (fragmentos desprendidos del núcleo). La primera cultura que llevo a su perfeccionamiento el trabajo de las lascas fue la musteriense, al comienzo de la última glaciación, y sus protagonistas fueron los neandertales.
Periodo Neolítico (piedra nueva): Perfeccionamiento en la talla de piedra, y cambio radical y decisivo en el género de vida de los humanos. Culmino en torno a los 3500 a.C. . La humanidad que vivió este proceso abandono paulatinamente la existencia nómada, tornándose sedentaria merced a adquisiciones tan importantes como la agricultura, la domesticación de animales y los intercambios entre unas comunidades y otras.
El uso de herramientas permitió que se desarrollaran capacidades que caracterizan al hombre actual como la inteligencia, algunos científicos sugerían que el origen de esta se da por un cambio en la dieta de los homínidos, introduciendo el consumo relativamente abundante de carne, habría dado lugar a cerebros más grandes en los que habría podido empezar a emerger la inteligencia. Entre estos científicos destacan Leslie C. Aiello y Peter Wheeler, quienes desde hace años viene llamando la atención sobre este punto. Según ellos, individuos con cerebros relativamente grandes tendrían la inteligencia mínima para ser los primeros en fabricar herramientas con las que romper las cañas de los huesos para poder acceder al tuétano, en donde se hallan los nutrientes más energéticos. De este modo una alimentación rica en grasas animales y en proteínas permitía un aumento progresivo del volumen cerebral. Y con dicho incremento un desarrollo progresivo de la inteligencia.
THEMA EQUIPO EDITORIAL S.A. Enciclopedia estudiantil lexus. Ediciones Euromexico S.A. Mexico 1999
http://www.unav.es/cryf/origeninteligencia.html

María dijo...

ZULMA MORENO MANRRIQUE
2002140030

LA EVOLUCIÓN DE LOS HOMINIDOS MEDIANTE LA FABRICACIÓN DE HERRAMIENTAS

El registro fósil de hace unos dos millones y medio de años,revela la primera aparición de utensilios de piedra,producidos quitando a los guijarrros unas cuantas lascas para formar un borde cortante simple.Sus posibles fabricantes probablemente fuerón australopitecinos adelantados como:A.afarensis,A.africanus,A.robustus,Y A.boisei. O bien los primeros representantes de nuestro propio género como:el Homo habilis,el H.erectus,y el H.sapiens(H.sapiens neanderthalensis y el H.sapiens sapiens o de Cromagnon).



HOMO HABILIS:En estratos fósiles de Homo habilis.Se han encontrado herramientas que se han datado en 2.5 millones de años.Que incluyen pequeñas lascas,desprendidas de una piedra mayor a manera de cuchillos,o simples mazas y hachas procedentes de un núcleo de piedra.

Es posible que se usaran para la preparación de alimentos vegetales,para la caza de pequeños animales,o para despedazar grandes animales.

El bipedismo en los hominoideos,se produjo un milllon de años antes de la aparición de las primeras herramientas de piedra.Pero se cree que el Homo habilis,fue el primer hominido que empleo herramientas.



HOMO ERECTUS:Estos hominidos desarrollarón una nueva herramienta muy característica,el hacha de mano.Decenas de millares de estas hachas de mano;se han encontrado por toda Europa,Africa y Asia.Todas son muy parecidas,indicando la emergencia de una tradición cultural,cuyo aprendizaje y técnicas eran transmitidas de generación en generación.

El hacha de mano es una piedra en la que toda su superficie se ha trabajado para proporcionar una superficie de agarre y diversas variedades de cortes,a veces con una punta más o menos afilada.Las hachas de mano aparecen hace 1.5 millones de años ,y se relacionan con la aparición del Homo erectus.

En algún momento también logro dominar el fuego,lo que le permitio variar la dieta.Al masticar con mayor facilidad la carne y consumir partes vegetales que sin previa cocción resultarian demasiado amargas o tóxicas.

El fuego,como herramienta habria contribuido a mantener las cuevas muy seguras.Evitando la entrada de otros habitantes cavernicolas como osos,tigres dientes de sable.Además de servir este fuego,como centro de reunión social.



HOMO SAPIENS NEANDERTHALENSIS:Se clasifican normalmente como una variedad de HOMO SAPIENS.

LOS NEANDERTALES,fuerón humanos como nosotros ,con la misma forma de andar.Aunque su constitución era mucho más musculosa.Su capacidad craneal era como la nuestra ,aunque el craneo era más robusto alargado y poco elevado,con unos arcos superciliares muy salientes.

Los Neandertales,usarón herramientas de mano hechas de piedra;que superaban en sofisticación a las del H.erectus.Algunas herramientas parece que se usarón como raspadores de cuero,lo que sugiere que los Neandertales vistierón pieles de animales .Esto parece cierto,según el clima en que vivierón.

Los Neandertales,enterraban a sus muertos a veces con comida y armas.Desaparecierón bruscamente hace unos 30.000 años.



HOMO SAPIENS SAPIENS O DE CRO-MAGNON:Todos los hominidos fósiles de los últimos 30.000 años son anatomicamente humanos moderno,aunque comunmente se les llama;hombre de Cro-Magnon.Haciendo referencia al lugar donde se descubrio (sur de Francia).Aunque se conocen poblaciones más antiguas en el oriente medio,en donde se han encontrado fósiles de una edad de 92.000 años.



CROMAÑONES:Los Cromañones,cuando interrumpen en Europa;llevan consigo todo un equipo de herramientas mucho más perfeccionadas.

Sus herramientas de piedra erán basicamente lascas,las mismas que se habian usado durante más de 2.5 millones de años.Pero eran obtenidas cuidadosamente de un núcleo preparado con un punzon (una herramienta para fabricar herramientas).Estas lascas normalmente llamadas hojas,eran más largas,más planas y más extrechas.Y aún lo más importante;podian trabajarsen en una gran variedad de formas .Por ejemplo,ya desde un comienzo aparecen raspadores y cortadores ,cuchillos de filo ,leznas,buriles,y un gran número de distintas herramientas para tallar.

Estas herramientas fuerón usadas para trabajar otros materiales como el hueso o el marfil,con lo que los Cromañones consiguierón fabricar una gran variedad de puntas de proyectiles,puntas serradas para lanzas y arpones,anzuelos para pescar y agujas.Produciendo también piezas de arte.

La cultura de Cro-Magnon.Se caracterizo,por una espectacular diversidad de herramientas hechas de lascas delgadas y alargadas,con los margenes paralelos .Estas hojas podían medir más de 30 cm de largo y tener un grosor de 0.5 cm.Las cuales se usaban como puntas de lanzas.

El hombre de Cro-Magnon y sus contemporaneos Europeos hicierón una serie de inventos:instrumentos musicales,candiles de aceite y más tarde el arco y la flecha .

El fin de las glaciaciones,hace 12.000 años dio el inicio para la primera revolución agricola que tendria lugar 2000 años después.Desde entonces,las civilizaciones han seguido desarrollandose,hasta el segundo gran salto;marcado con la revolución industrial y la tecnologia actual.

María dijo...

María Martha Torres Martínez
20041140074

Los homínidos (Hominidae) son una familia de primates hominoideos, que incluye al hombre y sus parientes cercanos.
En la clasificación tradicional, Hominidae estaba compuesta exclusivamente por primates bípedos (géneros Homo, Australopithecus, Paranthropus, etc.). Actualmente, según la taxonomía cladística cuyo uso se está imponiendo en primatología, los Hominidae incluyen además a los grandes simios (gorilas, chimpancés, orangutanes) anteriormente clasificados en la familia de los Póngidos. En la mayor parte de los trabajos científicos actuales, los homínidos bípedos son ahora clasificados en la subtribu Hominina.
Por tanto existe una cierta confusión de términos:
• Hominidae. Castellanización 'Homínidos. Antes incluía sólo los primates bípedos y ahora también a los grandes simios.
• Hominina. Castellanización Homininos. Solo incluye a los Hominidae bípedos.
El término "hominino" sería más adecuado para designar a los seres humanos actuales y todos los fósiles de nuestra propia línea evolutiva, desde que se produjo la separación con la línea del chimpancé hace unos seis millones de años; así, todas las especies que caminaron de forma erguida reciben el nombre de homininos.
Estudios realizados con técnicas moleculares del ADN indican que los chimpancés, gorilas y humanos forman un clado, con los orangutanes un poco más separados filogeneticamente. Los integrantes no humanos actuales de esta familia se encuentran apenas en África ecuatorial, Sumatra y Borneo. Sin embargo fueron encontrados fósiles de homínidos en Europa y diversos lugares de Asia y África, procedentes del Mioceno (cerca de 20 millones de años antes del presente).
Morfología [editar]
Los homínidos son los más grandes primates, con un peso de 48 kg a 270 kg. En general, los machos son mayores que las hembras, con cuerpos robustos y brazos bien desarrollados. Tienen numerosas diferencias con respecto al esqueleto de los otros primates, especialmente relacionadas con su porte vertical.
Todos los miembros de esta familia tienen cerebros relativamente grandes y complejos. Tienen las narinas próximas una da otra y orientadas para el frente y para abajo. La fórmula dental es la misma en todos los miembros de este grupo: 2/2, 1/1, 2/2, 3/3 = 32.
Los homínidos son omnívoros, pero la base da su alimentación suelen ser los vegetales. Otra característica es la complejidad de su comportamiento social, expresión facial y vocalización compleja. Todos construyen nidos o refugios y cuidan mucho a sus crías durante un largo período; teniendo las hembras generalente una cría en cada gestación.
RASGOS FÍSICOS
El cráneo.
• Aumento del volumen cerebral.
Progresivo aumento de la capacidad craneana. El Australopithecus tenía una capacidad craneana de 500 cc, mientras que el Homo sapiens sapiens la tiene de 1800 cc a 2000 cc.

• Aumento de las circunvoluciones cerebrales.
Aumentan la complejidad y el neocortex (células cerebrales). Se ha llegado a esta conclusión estudiando moldes endocraneales, donde se pueden ver las improntas que deja el cerebro dentro del cráneo.

• Desaparición de la cresta sagital.
Ésta existe en individuos con fuertes músculos masticados que se sujetan en ella. Desaparece progresivamente a medida que se van haciendo omnívoros.

• Desaparición de los arcos superciliares.
(torus supraorbitae). Progresiva desaparición de la moldura que existe sobre los ojos, bajo las cejas.

• Progresiva recesión de la cara.
Es decir, paso del prognatismo al ortognatismo (cara plana). Para definir estas características se utilizan el siguiente método de medición:
Se traza una línea desde encima de la nariz, entre las cejas, hasta el centro de los incisos superiores. Se traza otra línea que pase horizontalmente por la parte inferior del hueso nasal hasta la parte posterior de la cabeza. Ambas líneas forman un ángulo entre sí. Si el ángulo se aproxima a 90º hablaremos de ortognatismo, mientras que si es menor de 90º hablaremos de prognatismo.
Hay unos umbrales. La raza negra, por ejemplo, es más prognata, sin que esto quiera decir que esté menos desarrollada, porque está dentro del umbral del ortognatismo.
El ortognatismo permite la visión estereoscópica, al estar los ojos en el mismo plano.
Este proceso se va dando a medida que el cerebro va aumentando.
La dentición.
• Se pasa de 36 piezas dentales a 32, que son las que tenemos actualmente.
• El paladar va adquiriendo una forma parabólica, frente a la forma rectangular de los antropoides.
• Los caninos van reduciendo su tamaño, acercándose al de los otros dientes.
• Desaparecen progresivamente los diastemas.
Resto del esqueleto: bipedismo.
• Cambios en la columna vertebral.
Adquiere una forma sinuosa que la hace más flexible.

• Ensanchamiento de la pelvis
La pelvis, ahora, sirve de base para el peso del resto del esqueleto. Además, como cada vez se dan a luz a crías con el cráneo más grande, en las hembras el tamaño del canal de parto debe ampliarse.

• La rodilla y el pie se modifican.
El pulgar se articula junto a los otros dedos. Pies menos flexibles y con más arco.
En cualquier caso, y como anécdota, el arco suele ser mayor en las mujeres que en los hombres, porque facilita el cambio del centro de gravedad de su cuerpo durante el embarazo.

• Desplazamiento del foramen magnum.
A medida que se va adoptando una postura más erecta, el foramen magnum se va desplazando hacia la base del cráneo.
Volver a características de hominización

RASGOS DE COMPORTAMIENTO
• Aparición del lenguaje.
Se desarrolla la estructura física que posibilita la articulación de sonidos y, al mismo tiempo, se desarrolla la zona del cerebro donde reside la capacidad de hablar.
Es difícil saber en que momento empezarían a comunicarse mediante palabras, porque se han perdido las partes físicas relacionadas con el lenguaje. Pero estudiando los moldes endocraneales del hemisferio izquierdo, en el que reside la capacidad del lenguaje, se ha observado que hay dos zonas concretas que se van desarrollando progresivamente a partir del Australopithecus.
No se ha podido llegar a ninguna conclusión sobre el momento en que aparecería el lenguaje, porque se va desarrollando poco a poco y no se sabe si lo suficiente para hablar. Es posible que un Neanderthal tuviese una capacidad de articulación como un niño entre 6 y 9 años.
• Fabricación de instrumentos.
• Consumo de carne cada vez mayor.
Nos vamos haciendo omnívoros, con lo cual, con menos cantidad de alimentos tomaremos más vitaminas. Además, conseguir carne supone realizar estrategias, bien de caza, bien de carroñeo. La caza mayor se desarrollaría sólo en el Paleolítico superior.

• Socialización
Se va desarrollando una preparación previa al consumo de los alimentos, y la repartición de los mismo, lo que irá dando lugar a la socialización.
Van siendo cada vez más conscientes de los lazos sociales, empieza a surgir el parentesco, se van estableciendo lazos afectivos cada vez mas intensos.

pegasobibicaro dijo...

Bibiana Carolina Gomez Salgado
20041140033

USO IMPORTANTE DE LAS HERRAMIENTAS UN PASO EN LA EVOLUCION.


“Los primates no son los únicos animales que se valen de los materiales que les rodean para conseguir ciertos objetivos y metas, pero si son los que mas inteligencia han demostrado en su uso.
El reto de los animales (desde pájaros a nutrias) que usan protoherramientas (fragmentos vegetales, piedras...) por mero instinto mientras que los primates no. Estos realizan estas técnicas no por instinto, sino por aprendizaje y enseñanzas de sus compañeros, imitación y sobretodo el uso de la razón y una proyección mental del futuro de dicha acción. Estos realizan un uso de las protoherramientas principalmente con fines nutritivos, para ayudarles a obtener sus alimentos o a poder procesarlos, pero también hay primates, como los gorilas que los usan con intenciones totalmente diferentes: como apoyo a la locomoción. Pero no se limita en eso el uso que le dan, pues también les sirven de armas, tanto ofensivas como defensivas”.
Las otras actividades que realizan con utensilios, son más simples y menos elaboradas. La utilización de piedras para abrir frutos es uno de los usos más comunes en la naturaleza. Gracias a esto consiguen a acceder a alimentos que tendrían vetados si no usasen esta técnica Otro comportamiento sería el uso de piedras y palos como armas. Parece que esto sea algo complicado y de mucho trasfondo pero realmente no tiene tanto misterio como la pesca de termitas, pues se limitan a dar gritos y tomar posturas amenazantes y en contadas ocasiones esto lo acompañan de lanzamientos de piedras, palos y demás proyectiles. Bien hay que decir que los chimpancés son los únicos animales junto con el hombre que se ha demostrado que matan por matar Hay otra conducta, que algunos estudiosos la incluyen como uso de herramientas, y otros no. Esta seria el uso de hojas de árbol masticadas como esponjas para coger agua y así poder beber. Una vez que han masticado la hoja, la moldean con las manos hasta conseguir una forma pseudoesférica bastante definida, la cual sumergen en agua, para luego apretarla y así sacar todo el agua que esta aya podido captar.1

Un nuevo descubrimiento, sobre el etograma de los gorilas, seria cuestión de mencionarlo debido a que esta relacionado con el uso de herramientas. (Breuer, 2005). Se ha descubierto que los gorilas, al igual que los chimpancés pueden usar palos como ayuda adicional para transitar por terrenos difíciles. Estas conclusiones salen después de filmar a una hembra en África. El animal quería cruzar una zona inundada, pero en cuanto avanzaba unos metros se daba media vuelta, debido al miedo que por lo general los simios tienen hacia el agua. Volvió a tierra firme, cogió un palo de más de 1 m de longitud y lo uso como bastón. Lo usaba para palpar el terreno y así saber si podía pisar en un punto en concreto o no. Gracias a esto consiguió adentrarse mas en el agua, aunque no consiguió cruzar al otro lado del rió que es lo que pretendía. Pese a que no consiguió lo que quería, esto no deja de ser un gran descubrimiento sobre su etograma.1
Porque en algún momento pudo haber cruzado fronteras gracias a este uso de herramientas.

Se ha descubierto recientemente en Francia una construcción en lo profundo de una cueva, que es un cuadrado formado sobre el piso de la caverna, a la que se debió llegar sin duda usando hachones y teas encendidas, y se ha tomado como indicio de que los neandertales probablemente ya tenían un lenguaje más o menos desarrollado, además de ciertas habilidades que preludian lo que vendrá o se hará después con los cromañones, extraordinarios pintores que nos heredaron las pinturas halladas en tantas cuevas.

Pero como vemos la magnitud del desarrollo de herramientas trae consigo un desarrollo cefálico y poscraneal marcado, ya que es un animal que va ser más hábil, va pintar, va cavar, y así precisamente fue como se dio inicio al sedentarismo y posteriormente a lo que se llamo agricultura, es decir se dio inicio a el hombre actual, que acumulaba el agua de pronto ya no en ramas pero si con fibras que sacaban de ramas.
Realmente se evidencia como nuestro origen es un paso evolutivo tremendo sin creernos lo último en la evolución porque si los otros individuos todavía existen es porque también son capaces.

Bibliografia
El uso de protoherramientas en primates no homínidos , Antonio Javier Castillo MarzoCyL – Revisiones Veterinarias nº 2 - 2006

LA EVOLUCIÓN HUMANA JUAN CARLOS RAYA PEREZ (JULIO • AGOSTO DEL 2000) • VOLUMEN XXVI • NUMERO 153







.

Diego vargas dijo...

Es sabido que la mayor parte de la historia humana no fue escrita, aunque la aparición del hombre fue relativamente reciente. Según el calendario cósmico, donde se compara la historia total del universo en un año: el big bang se produce el primer segundo del primero de enero, en mayo aparece la vida láctea, en septiembre el sistema solar, el origen de la vida en la tierra se produce hace 3600000000 de años, el 25 de septiembre el origen de la vida tiene un nivel molecular, a principios de noviembre aparecen los primeros sexuados, el 15 de diciembre proliferan las especies, el 24 e diciembre aparecen los dinosaurios, y recién el 30 de diciembre aparecen los primeros homínidos.

En la época de los dinosaurios existían pequeños mamíferos, que con la desaparición de los dinosaurios se agrandan. Luego estos se diferencian entre sí por distintas características y desarrollan el olfato y el oído. En algunos aparecen articulaciones en manos y pies lo que le dá agilidad para vivir en los árboles, desarrollar la visión binocular y se alimentan de frutos e insectos. Luego, estos aprenden a bajar de los árboles y vivir en las llanuras, cambian la dieta, comen semillas y cazan animales y cambian la postura. De estos seres proviene el hombre, un claro proceso de evolución, que según Devillers: la evolución biológica es un proceso histórico de transformaciones, hereditarias, irreversibles del mundo orgánico. Estas transformaciones se llevan a cabo según secuencias temporales de especies que derivan unas de otras, se diversifican, y en general se extinguen. El camino de evolución se traduce en un aumento de la complejidad estructural y funcional de los organismos, desde las bacterias hasta las formas más elaboradas. Con esto nos damos cuenta que el hombre como todo ser vivo es producto de una evolución, lenta y que nos dá la posibilidad de reflexionar.

Los arqueólogos evolucionistas, y otros han intentado reconstruír el pasado del hombre para poder comprenderlo. Sin material escrito, gran parte de la información sobre el hombre primitivo se debe al estudio de los restos fósiles, los expertos han reunido los restos fósiles y otros fragmentos de las pruebas como herramientas y otros artefactos.

Durante muchos años la evolución del grupo de los monos desarrolló caninos más grandes para defensa o selección sexual y tendió a ser herbívora, mientras que en los antecesores del hombre los caninos se fueron empequeñeciendo porque fue dependiendo cada vez más de herramientas para defensa y se fue convirtiendo en omnívoro.

La evolución del cerebro y de manos habiles les permitió evadir los depreradores, soportar ambientes extremos, viajar distancias que ningún otro animal podía recorre, y obtener extraordinarias cantidades de alimentos que les permiten mantener poblaciones enormes y el uso de herramientas que originaron la tecnología moderna. Con esta se han solucionado problemas de supervivencia, lo que a su vez le ha dado por resultado los desequilibrios, algunos de los cuales son irreversibles. Y el sentido ecológico se relaciona con el medio ambiente del cual depende toda la vida incluso la de hombre. La supervivencia humana depende de poder reunir las necesidades biológicas básicas para la vida: alimentos, agua, aire y espacio para vivir. En el pasado, las poblaciones eran muy pequeñas y el medio ambiente podía proporcionar todas estas cosas esenciales fácilmente y absorber los productos de desecho que se producían.

El aumento de las poblaciones, con el crecimiento de demandas de recursos y actitudes indiferentes hacia la naturaleza, lo que produjo la contaminación. El hombre puede tomar conciencia de su lugar en la naturaleza y adecuar su tecnología a ella.

Otro aspecto de la evolución es que ha dado la posibilidad de que el hombre sea conciente de su propia evolución, autoconciencia. No se sabe con exactitud en que momento ocurrió el desarrollo de esta actividad, como tampoco si existen todos los organismos.

Aquel hombre primitivo, solitario y sin pensamiento desarrollado, pasó con los años a ser el hombre preocupado, social , con aspiracio0nes de libertad y progreso. El hombre primitivo se encuentra en las cavernas y van a pasar miles de años para que se integre en una comunidad, una chosa junto con otras chosas ya con la preocupación sobre el futuro. Interpreta y dá sentido a las cosas: truenos, rayos, sol, lluvia. Hay un enorme optimismo y fé de sus propios valores humanos, lo que determinó que el hombre siga construyendo lo que hizo que los hombres se sientan dioses: la conquista del fuego. El hombre se sintió dueño del fuego cuando pudo encenderlo sin depender de las fuerzas naturales, y le dio calor, defensa y cocción de alimentos. Este es el hombre moderno, civilizado, el que como ritual religioso comia cerebro de los muertos. Y aunque no sea aceptado de buena manera, no hay que olvidar que todos somos depreradores, lo que sí es incomprensible es que el hombre llega a matar por placer a seres vivientes que muchas veces demuestran ser más inteligentes que el propio ser humano.

FUENTE:

LACADENA, J.R. 2005a. Ser humano, persona, dignidad. Biología y humanidad: hominización y humanización. Parte I: Hominización” Página web “Genética y Bioética”, http://www.cnicextv.mec.tematicas/genetica (Marzo, 2008)

Diego vargas dijo...

Elementos para una teoría antropológica general, a partir de la hominización

LOS TEMAS LIGADOS A LA HOMINIZACIÓN

A)La estación erecta, el bipedismo y la liberación de la mano
Estos son unos fenómenos concatenados que posiblemente aparecieron varias veces y según varias modalidades en la historia de los primates; no constituyen una parte propia de la hominización. Cuando André Leroy-Gourhan dijo que "la hominización es una cuestión de pie" o cuando Yves Coppens propuso que la aparición de la sabana en el África oriental condicionó el bipedismo del ancestro y la hominización (teoría de la East Side Story), de algún modo estaban en lo cierto, pero aludían a lejanas condiciones previas a la hominización, condiciones que se dieron hace 6 o 8 millones de años y no tienen directamente que ver con la emergencia histórica del género humano.

B) El pulgar "oponible"
La completa oposición del pulgar en relación con los demás dedos en la mano ha sido señalada como una característica del hombre. La mano del australopiteco difiere de la mano humana por la presencia de falanges y metacarpios a la vez largos y curvos, pero tiene pulgar "oponible". Cuando tienen una mano con pulgar que se parece al del hombre, aunque es más corto, otros primates presentan un pulgar que hace contacto lateralmente con el dedo índice o se dobla debajo de los demás dedos. No existe una completa oposición como la que se observa en el hombre. No existe precisión en el agarre. Por alguna debilidad de los huesos o un trastorno genético, una mano recibió segmentos rectos, un pulgar independiente y, también, un dedo índice pasablemente independiente (me refiero a la forma de agarrar una bola de béisbol)?


C) La visión tridimensional (estereoscópica) y la visión de los colores (tricromática)

Estas especializaciones visuales constituyen una situación previa que ha sido pasada por alto por muchos estudiosos del tema. Es de notar que, como la mayoría de los primates, el humano vive en función de una visión especializada. En él, 35% de las neuronas del cerebro se dedicarían a los procesos visuales. El ser humano llega hasta el extremo de construir imágenes tridimensionales a partir de la bidimensionalidad. Por otra parte, la visión precisa del color es importante en la selección de la comida, la fruta o la carne y es potencialmente importante para que sobreviva el hombre. Es poco probable que hubiera tenido lugar la hominizazión en un grupo que no disfrute de estas especializaciones visuales.


Hablando de ojos, el ojo humano es muy especial. Contrariamente al de todos los demás primates, presenta una periferia (o esclerótica) blanca...

D) La relación o ángulo cara-cráneo
La reducción de la cara y el giro que coloca a esta cara "debajo" del cráneo es un fenómeno que detalla Anne Dambricourt-Malassé. Yo veo intervenir esto de una manera puntual en el proceso hominizatorio.

E) El volumen encefálico
El incremento del volumen encefálico, más allá de un "rubicón cerebral" ha sido enfatizado como propiamente humano. Aunque parezca lógico pensar que este incremento sea ligado al ángulo cara-cráneo, la verdad es que se produce tarde y lentamente en la historia de la humanidad. Más que una condición, es una consecuencia a largo plazo de la hominización, diría yo "por uso del cerebro". Por cierto, la autopsia de un hombre moderno normal ha arrojado recientemente un peso encefálico de 680 gramos (cuando el promedio es del orden de 1500 gramos), así que tenemos que dejar un poco a un lado el famoso "rubicón cerebral". Parece ser que los australopitecos tenían como los delfines o los elefantes una cantidad respetable de materia gris pero que no la utilizaban para pensar, sino solamente para coordinar respuestas a impulsos.

F) Los dientes
Los dientes presentan mucho interés, requieren un estudio detallado que no tiene cabida en este momento. Retendremos solamente que los primates nohumanos tenían y tienen caninos que sobresalen del nivel de los demás dientes. Los australopitecos y los humanos tienen los caninos casi nivelados: trátase, pues, de otra "circunstancia previa" a la hominización.

G) Las herramientas
La fabricación y la utilización de herramientas, muchas veces señaladas como propias del hombre, se encuentran también antes y fuera del linaje humano. Posiblemente las hubo en varias poblaciones de australopitecos y existen sin duda en algunos simios modernos (trabajos de Wolgang Köhler, Jane Latvik-Goodall, Franz de Waal y otros). Es cierto que las herramientas se multiplican y se perfeccionan con el hombre, pero quizás no constituyen más que otras "condiciones previas" en el sentido de que la hominización no hubiera tenido éxito en un ambiente sin herramientas.

H) El pensamiento reflexivo
El pensamiento reflexivo es propiamente humano en la opinión de los autores y en la mía. Lo de reflexivo significa para mí que hay dos tiempos principales en el proceso mental. Eso es muy importante y se tendrá en cuenta, en la propuesta que se indicará más adelante.

I) El verdadero lenguaje
El lenguaje sensu stricto, el lenguaje articulado, el "verdadero lenguaje articulado" de Ernst Haeckel o el "lenguajear" de Humberto Maturana. Hay otros llamados "lenguajes" que son gestuales, gritos, silbidos o cantos, el uso de tambores, los semáforos y otros mensajes gráficos, etcétera. Según dicen la mayoría de las autores conocedores de la cuestión, el verdadero lenguaje o "lenguaje articulado" intervendría tarde, o muy tarde, en la historia de la humanidad. Al contrario, mi propuesta es consistente con un origen único y muy antiguo del lenguaje, también con el hecho que este lenguaje humano es completamente diferente a los demás lenguajes; que no es dado, que es producto del ser y, de algún modo, es individual (el "código lingual" de Boris Rybak). Este lenguaje humano resulta de un continuo invento. Considero que es una estrategia para facilitar un mejor... manipuleo de los demás.

J) Las condiciones de espacio-tiempo-ambiente
Si el Oriente ha reclamado, hace más de cien años, el privilegio de haber sido la cuna de la humanidad (después de los descubrimientos de Émile Dubois en Java) y lo sigue reclamando a través de los sabios chinos, África tiene ahora más defensores en este sentido, por la calidad, la cantidad y la antigüedad de los hallazgos hechos en África del Sur y del Este desde 1924-1925 por prehistoriadores de todos conocidos (por cierto, Charles Darwin había propuesto que África era la cuna de la humanidad desde 1871).


En estas tierras africanas, el fenómeno geológico más importante de los últimos millones de años es la separación progresiva del "cuerno" de la África oriental, en relación con lo grueso del continente. La separación se produce a lo largo de una fosa llamada rift en África, fosa que se adorna de centenares de volcanes. Estos volcanes que bordean el rift eran muy activos cuando vivían ahí los australopitecos. Alguien pretendió que esta situación fue favorable al desarrollo del cerebro humano por el exceso de iodo presente en las emanaciones volcánicas y aguas cercanas; este autor dice que el desarrollo cerebral era entonces altamente probable y llama su teoría "probabilística". Otros pretenden que la alimentación, especialmente el consumo de frutas, de semillas, el carroñeo, explican gran parte del éxito del hombre primitivo en estas regiones.


Para situar el tiempo de la hominización, recordemos que el primer hombre conocido, Homo habilis, ha sido creditado de 1.9 a 2.9 millones de años; hoy, se piensa que su edad es más cercana al límite más reciente, entre los dos valores indicados. Así que la hominización pudo haber ocurrido entre 2.5 y 3 millones de años.

K) El Agua
La supuesta aparición del hombre en un medio acuático ha fascinado siempre a cierto número de personas. En apoyo a esta tesis, citan la inteligencia de los delfines, la presencia en la piel humana de las glándulas del sudor, la ausencia del pelo (excepto donde la cabeza está fuera del agua), la capacidad de retener la respiración que existe en el hombre y no existe en los simios, y otros factores. Tuvo lugar hace poco un congreso internacional al respecto. Cito esto porque el mismo José Ortega y Gasset manifestó un día - en tono jocoso- que "la hominización era una enfermedad" aludiendo a las marismas de donde había emergido la humanidad.

L) Los aportes de la Genética
Los aportes de lo genética ( Morris Goodman, Sarich, Wilson) son varios. Un primer dato que tener en cuenta, es que los genes humanos difieren solamente en 1.6%, del patrimonio genético del chimpancé. Las diferencias estriban en la añadidura de códigos en el cromosoma humano número 1 y en el cromosoma simiesco número 13. Un segundo dato es el cuello de botella por el cual pasó el patrimonio genético de la humanidad; esto está probado, entre otras observaciones, por la comparación que se hizo entre las fórmulas de una población de 37 chimpancés en Costa de Marfil, que son más variadas que las fórmulas de toda la humanidad con sus seis mil millones de seres. Esta cuello de botella significa que algún día el patrimonio genético de la humanidad pasó por una o pocas personas (se habla de la Eva africana). Un tercer dato importante es que las células noreproductoras de los primates superiores modernos nohumanos tienen 2x24=48 cromosomas, cuando los mismos elementos en los humanos modernos tienen 2x23=46 cromosomas. Se supo que el cromosoma humano número 2 corresponde a la pegazón de dos cromosomas independientes en el chimpancé. Además tenemos que recordar que las transposiciones, duplicaciones y pegazones en cromosomas, si bien no cambian el conjunto de los códigos, sí alteran profundamente el fenotipo, como en el caso de los síndromes de Down (trisomía 21), de Turner, etc.


2) EL PROCESO HISTÓRICO DE LA HOMINIZACIÓN

Dentro de una población de australopitecos afectados por las emanaciones volcánicas y en difíciles condiciones de supervivencia, una madre intoxicada por los humos y el alimento quemado -la podemos llamar Lucy, pero no sé si perteneció a Australopithecus anamensis, afarensis (la verdadera Lucy) o africanus-, dio a luz a un ser que podemos calificar de neoténico, con huesos mal desarrollados, un ser débil, enfermizo, que resultó incapaz de arrimarse a su progenitora para alimentarse y seguirla durante los desplazamientos, como pasa habitualmente con otros simios. Si logra sobrevivir, existe una oportunidad para que sus huesos débiles no muestren en pies y manos las especializaciones arborícolas que conocemos en los australipotecos "normales" y demás simios, para que su encéfalo crezca -si fuera necesario- dentro de una caja craneana blanda, flexible, posiblemente al favor de la presencia del iodo. Otras características lo habían de afectar también: la elongación de algunas partes del cuerpo, cuello (y laringe), miembros inferiores y pene, la escasez del pelo en la mayor parte del cuerpo, la debilidad de la columna vertebral causándole curvaturas con la forma de una letra "S", conjunto de cifósis y lordosis que siguen aquejando a la humanidad.


La madre, que ha visto morir a otra prole suya o ajena, se aferra al pequeño, lo coge en brazos y lo atiende. Es cuando nace el comportamiento humano. El ser desvalido que describo aquí, quiere comer pero no puede afianzarse del pelo de la madre, no puede alcanzar el pezón rico en leche, no puede alcanzar las cosas que le llaman la atención. Entonces inventa modos para él, de llamar la atención de la madre, se agita, llora, hace gestos; cuando obtiene lo que quiere, gratifica con una sonrisa. Entre la voluntad de hacer o tener, y la realización de la intención, transcurre un tiempo donde el cerebro trabaja, mantiene la voluntad del perseguir el acto no realizado, (interviene la memoria: el ser no puede darse el lujo de olvidar su propósito, muchas veces es cuestión de vida o muerte). Es cuando nace la inteligencia humana, un "funcionamiento cerebral a dos tiempos". Más grande, inventa el lenguaje para mantener y renovar la presión sobre la madre. Ella detecta esta nueva señal y la interpreta; este reconocimiento del lenguaje emitido es un hecho fundamental, poco comentado, una suerte de validación del lenguaje.


por Jean Pierre Étienne Brunet Branchereau

http://www.filosofia.cu/cpl/Jean%20Pierre%20E.%20Brunet.rtf

vicente dijo...

Las primeras herramientas encontradas –de 2,5 millones de años– son una buena muestra de que aquellos homínidos, ya Homo, debían haber entrado de lleno en el nicho de la carne. Ya debía estar un poco lejano el tiempo en que la negociación social de la actividad reproductiva había permitido diseñar los primeros proyectos familiares que acabarían modificando el orden social existente y en el que la sinergización entre caminos biológicos y cambios sociales iba diseñando la nueva arquitectura de unos cerebros cada vez mejor dispuestos para dedicar una parte importante de sus circuitos al despliegue de un lenguaje que debió pasar de un muy limitado repertorio, poco flexible y con dificultades de adquisición, a una cada vez más poderosa herramienta mental capaz de ayudar a fortalecer una buena representación del yo, del entorno y quién sabe si del mundo entero. Con todo esto, hacia 1,8 y 1,5 millones de años aproximadamente, el proceso debió vivir otro engrandecimiento del cerebro –pasando la barrera de los 1.000 cm3– si bien en este caso el crecimiento es del todo alométrico, puesto que debía corresponder a un crecimiento general del cuerpo. Una considerable modificación del aparato mandibular, la práctica desaparición del dimorfismo sexual y unos remarcables refinamientos en la producción de las herramientas nos hacen concebir este Homo ergaster que hemos visto emerger hace 1,8 millones de años como nuestro auténtico antepasado.
Hace aproximadamente medio millón de años se produjo un segundo aumento de tamaño no alométrico del cerebro con un crecimiento superior, otra vez, de los lóbulos frontales (prefrontales y de las zonas de asociación así como de los espacios límbicos vecinos. Lo constatamos en el Homo heidelbergensis, del cual sería un buen representante el famoso cráneo 5 de Atapuerca (en torno a los 400.000 años). Estaríamos ya ante un cerebro moderno y, muy probablemente, lo que lo separa de verdad de los cerebros de hoy viene dado por la cultura. El cerebro prefrontal es un universo de conexiones, el espacio de sinapsización más fascinante que mantiene ligaduras con todas las zonas de la neocorteza límbica. Justo es decir que el primer engrandecimiento de los prefrontales ya debía haber ligado las vocalizaciones con objeto de llevarlas por el camino de la conciencia y ponerlas bajo los criterios de la voluntariedad y de la intencionalidad, el primero de los pasos para domesticar la voz, condición necesaria para tejer la red de un lenguaje. Pensamos que las vocalizaciones de los primates (chimpancés) no están controladas por la corteza sino que responden a estructuras neurales filogenéticamente más antiguas ubicadas en el tronco encefálico y en el sistema límbico y que participan en la expresión de las emociones.
Aquel engrandecimiento ya vio también un considerable incremento de los núcleos límbicos implicados en las sensaciones de placer y en el bienestar del comportamiento amistoso. Todo iba a favor de la inversión en sociabilidad. Y con los prefrontales crecía la motivación y la concentración y el aprendizaje debía ligar una algoritmia fantástica, mientras que la actividad motora y la memoria se entendían cada vez mejor. El lanzamiento de un objeto para hacer blanco en un animal exigía un dificilísimo cálculo mental que cuando se activaba usaba la misma circuitería cerebral –habría una parte de la algoritmia común?– que en el cálculo que permitiría la producción verbal. Hay un gran paralelismo entre la actividad de la mano y del brazo y de la boca, la lengua y la laringe. Los últimos años han visto también el hallazgo de estos famosos huesecillos, los hioides –en Atapuerca y Kebara– que serían como eslabones necesarios para situar la laringe en su sitio y, teniendo en cuenta el diseño del aparato bucal, reunir todas y cada una de las condiciones para desarrollar un lenguaje. Los refinamientos de los cálculos mentales, sociales y afectivos acabarían haciendo emerger la sintaxis como conjunto de principios y procedimientos que permiten organizar el listado léxico de tal forma que las largas cadenas de palabras pueden ser enunciadas y comprendidas sin gran esfuerzo. Quién sabe si este lenguaje ya completamente desarrollado no sería el criterio de selección que hace un cuarto de millón de años abrió la puerta a los primeros antepasados y las primeras antepasadas de nuestra especie, los y las sapiens

Andres Gomez dijo...

¿Qué nos ha hecho humanos?

¿Cuáles han sido las principales fuerzas que han empujado en la evolución de los homínidos?.

Las manos prensoras, la postura bípeda, el crecimiento del cerebro, la fabricación de herramientas, la caza coordinada, el uso del fuego o el desarrollo del lenguaje son sin duda hitos fundamentales de nuestra historia. Pero persisten muchos interrogantes acerca de las presiones de selección que generaron cada una de estas adquisiciones y acerca de su importancia relativa.

Antes se pensaba que la mayoría de estas características eran exclusivas de los humanos, o al menos estaban representadas en otros animales de una forma muy deficiente. Pero cada vez nos hemos ido cayendo de más pedestales. Bastantes animales tienen cerebros grandes, pueden manipular objetos con habilidad, emplean complicadas estrategias de caza social, usan herramientas e incluso las fabrican (cuervos y chimpancés) y pueden aprender el significado de centenares de símbolos y combinarlos de diversas formas (por ejemplo los loros o los chimpancés). Sólo el dominio del fuego es un privilegio exclusivamente humano (lo cual explica quizá la fascinación que sienten los niños ante él y que ninguno lo tema antes de quemarse).

La postura bípeda fue probablemente el motor que arrancó el proceso de hominización. Por un lado liberó las manos para manipular y fabricar objetos, lo que motivó que evolucionaran hacia la prensión de precisión característicamente humana, y por otro permitió el acceso a nuevas formas de alimentación, más ricas en energía. La adquisición de la postura bípeda aconteció hace al menos 4 millones de años (muy probablemente antes) en nuestros primos australopitecos, que eran simiescos en la mayoría de sus otras características. La agilidad humana que permitió una carrera sostenida apareció probablemente con Homo erectus, hace unos 2 millones de años.

El crecimiento del cerebro ha sido espectacular en la evolución de los homínidos. El cerebro humano es tres veces mayor que el de un simio de su mismo tamaño. Los australopitecos ya poseían un cerebro un poco mayor que el de un chimpancé. Con la aparición del género Homo, el tamaño se dobló en sólo medio millón de años. En los dos millones y medio de años siguientes, llegó a ser incluso mayor que en el hombre actual (en el hombre de Neandertal). El cerebro es un órgano muy exigente desde el punto de vista metabólico y requiere sustancias escasas en la naturaleza, como las proteínas, las grasas y el fósforo, que sólo se encuentran en abundancia en la carne. Un enriquecimiento paulatino de estas sustancias en la dieta parece haber sido un factor necesario para el desarrollo del cerebro.

Algunos productos de la evolución del cerebro han sido el desarrollo de actividades cognitivas, como las necesarias para las relaciones sociales cooperativas, la fabricación de herramientas y la adquisición del lenguaje. Asimismo, cada uno de estos avances fue un motor para el posterior desarrollo del cerebro.

La caza cooperativa podría haber sido tardía en la evolución de los homínidos. La mayoría de las pruebas apuntan ahora hacia un origen menos halagador del cambio hacia la carne en la dieta humana: el carroñeo. Se han encontrado en asentamientos del Homo temprano huesos con marcas de piedra que se superponen a las de dientes de carnívoros. No sería nada extraña esta conducta, pues incluso los más poderosos carnívoros recurren a la carroña cuando la encuentran. Pero se dispone de pruebas de que por ejemplo los hombres de Neandertal eran ya cazadores muy hábiles, así como los hombres modernos de la Edad de Piedra.

La adquisición del lenguaje divide a los antropólogos. Algunos dicen que es una característica distintivamente humana y que apareció tarde, de forma súbita, ligada a la aparición de nuestra propia especie, motivada por el gran poder cognitivo desarrollado por el cerebro. Pero la mayoría de las pruebas paleontológicas sugieren que el desarrollo del lenguaje fue gradual y apareció en diversas especies de homínidos en formas más simples y rudimentarias. Las marcas craneales del área de Broca del cerebro, ligada a las funciones lingüísticas y de fabricación de útiles, están ya algo desarrolladas en los primeros representantes del género Homo. En ellos se observa también un desarrollo ligeramente mayor del hemisferio izquierdo del cerebro, que ejecuta las tareas de procesamiento lingüístico. Además, la base del cráneo de los primeros Homo ya está levemente arqueada, lo que puede sugerir que su laringe se encontraba desplazada hacia abajo, como en el hombre actual, lo que les permitiría articular quizá algunos sonidos.

La elaboración de herramientas ha pasado por tres etapas: hace unos dos millones y medio de años, los homínidos fabricaban ya toscas herramientas de piedra, que les servían probablemente para defenderse y para abrir los cadáveres y separar la carne del hueso, pero eran poco más que lascas afiladas sin formas determinadas. Hace un millón y medio de años, Homo erectus empezó a fabricar herramientas usando un molde mental: ya pretendía que sus hachas de piedra tuvieran siempre forma de lágrima. Hace unos pocos miles de años se produjo el último avance significativo, con la elaboración de los núcleos de piedra, que facilitaba enormemente la obtención de piezas de diversas formas con sólo unos pocos golpes precisos.

La forma en que los homínidos conquistaron el fuego sigue siendo un misterio, aunque hay evidencias de huesos carbonizados ya en yacimientos de más de un millón de años, que indican que el hombre conocía las ventajas de la carne calcinada, aunque no se sabe si producía activamente el fuego o sólo se aprovechaba de los incendios. Las primeras pruebas inequívocas de la presencia de hogares datan sólo de hace un centenar de miles de años aproximadamente.

Averiguar la forma en que todos estos factores y, muchos otros, se han interrelacionado para acabar configurando al ser humano, es sin duda una tarea que mantendrá ocupados a los antropólogos durante mucho tiempo.
en:
http://mundobiologia.portalmundos.com/category/general/ marzo del 2008

javier dijo...

TAREA DE JOSÈ JAVIER CAMARGO TRIANA
COD.20032140016
RESUMEN SOBRE LA EVOLUCION DE LOS HOMINIDOS A TRAVES DEL USO DE HERRAMIENTAS

La clase simios son un grupo del orden mamalia con la capacidad de usar herramientas como lo hacen los chimpances para comer insectos(hormigas) y para romper nueces y otras labores ,pero de este grupo hace unos 6 millones de años con el denominado hombre del milenio encontrado en 2001 en kenia que caminada erguido en dos patas y pertenecia al grupo paranthropus que se alimentaban de raices y plantas pero hace 2.5 millones de años surge el generos homo específicamente el homo habilis del grupo de los kenyanthropus que eran carroñeros con gran cerebro que según hallasgos arqueologicos no solo usaban herramientas, sino que las manufacturaban demostrando procesos de pensamiento y motrices mas comlejos,como por ejemplo se fabricaban cuchillos al romper una piedra en angulos requeridos que exijian una gran capacidad de raciocinio.y fue asi como los humanos adoptaron por necesidad y ventajas evidentes la llamada cultura de las herramientas donde las hachas de piedra y el uso del fuego consiente y deliberadamente son el comienzo de cambios en la vida y por consiguiente anatomia de nuestros antepasados que manipulaban el ambiente gracias a su pensamiento abstracto y aumento gradual del cerebro.
Ventajas adaptativas como poseer dedo pulgar prensil para manipular objetos o la visión estereoscópica para campos abiertos son características no solo de los homínidos sino de otros animales pero características como la cultura, el control del fuego, el lenguaje , el arte, la religión, etc., súper dotan a los humanos con capacidades nunca vistas en la evolución de la vida
La fabricación de herramientas provoca desarrollo cerebral y a medida que este desarrollo avanza también avanza la complejidad de las herramientas hechas por el hombre, convirtiéndose en una cascada de retroalimentación sin limites que origina una selección tecnológica donde el mas apto para realizar instrumentos es quien perdura y quien se quede se extingue.


BIBLIOGRAFIA
-Skibreak Ardea;2002;La evolución de los seres humanos; La ciencia de la evolución.
- Cela Conde Camilo; 2006; El Laboratorio de Sistemática Humana de la UIB inicia su aventura africana a la búsqueda de los primeros rastros de cultura material en homínidos..

Astrid Castellanos dijo...

LA INDUSTRIA COMO CAUSA Y EFECTO DE LA EVOLUCIÓN DEL HOMBRE

Tomado de: Manual de Historia Universal. Prehistoria. Ediciones Najera. Vol 1. Madrid 1987
Consultado por: Astrid Castellanos

La presente consulta, tiene un enfoque en su mayoría paleontológico, donde la industria como el dominio del hombre sobre la materia, ha dejado diferentes huellas o fósiles que de forma indirecta nos conducen a pensar en los posibles hábitos, actividades económicas y por supuesto adaptaciones, que los individuos del género Homo, presumiblemente poseían, para fabricar y hacer uso de diferentes útiles o herramientas, y que finalmente lo condujeron (evolución) al hombre actual.

El cuaternario es la última etapa de los tiempos geológicos; en ocasiones se le ha denominado “tiempos geológicos actuales”, por llegar hasta el presente. Durante mucho tiempo se ha caracterizado este período por la aparición del género Homo, aunque esto actualmente no puede afirmarse de forma rotunda, pues el género Homo posee una mayor antigüedad.

La larga escala de los seres vivos se inició sobre la tierra hace aproximadamente 3.500 m.a. el hombre dentro de aquella, es un mamífero incluido en el orden de los Primates. Aunque los primeros mamíferos se remontan a 500 m.a., los placentarios sólo aparecen hace 100 m.a. y entre ellos, los primates, hace 70 m.a. estos, entre los mamíferos, presentan una serie de caracteres que traducen su adaptación a la vida arborícola: desarrollo de cráneo y consecuente reducción de la cara, pulgar oponible, desarrollo de la vista, uñas que sustituyen las garras, localización pectoral de las mamas, desarrollo de la clavícula, dos huesos largos en piernas y brazos y cinco dedos en manos y pies.

Gracias a las características adquiridas, mencionadas arriba, el hombre puede dominar la materia e introducir “industrias”, que le permiten mejorar su calidad de vida y estimular el desarrollo de nuevas aptitudes, es decir que puede transmitir a las siguientes generaciones su experiencia y las mejoras de la técnica de la talla de los “útiles” (instrumentos manufacturados que responden a un modelo concebido antes de ser realizado), lo que de forma paralela, convierte al lenguaje en el soporte necesario para la transmisión de las adquisiciones culturales. Las industrias del Paleolítico inferior comprenden dos grandes etapas sucesivas, la más primitiva usualmente denominada Pebble-culture y otra más avanzada constituida en Europa por el Abbevilliense -fase de transición- y el Achelense que en Europa reciben distintos nombres y constituyen en exclusiva el Paleolítico inferior de extensas zonas de Asia. La denominada Pebble-culture es un descubrimiento tardío. Por ello suele diferenciarse del Paleolítico inferior clásico bajo la denominación de industrias arcaicas, aunque esta diferenciación no parece tener mucho sentido, ya que desde un principio el Paleolítico inferior incluía las más antiguas industrias del hombre. En todo caso podría denominarse Paleolítico inferior arcaico.

La otra gran etapa del Paleolítico inferior está representada por el complejo Achelense, con una fase de transición entre ambas etapas constituida en Europa por el Abbeilliense, estadio que en África se denomina Achelense antiguo, prestándose a indudables confusiones.

La industria Achelense suele caracterizarse por la existencia de un alto porcentaje de utillaje bifacial, grupo compuesto por bifaces, hendedores, triedros y utensilios afines. Sin embargo aún no se conocen con precisión las características generales esenciales de la industria achelense. Las series de industrias Achelenses proceden en muchas ocasiones de depósitos secundarios, y por eso su representatividad no es tan grande como la de las series de industria que provienen de estratos bien conservados en cuevas o abrigos. Tan poco son tan frecuentes en Europa occidental como las regionales con caracteres propios acusados. Para lealmente el desarrollo del Achólense existen en África oriental industrias de cantos trabajados (como el chopper o canto trabajado, útil más simple: se prepara con un filo cortante mediante extracciones sucesivas en una cara del canto) que reciben el nombre de Olduvaiense evolucionado. Amplias regiones del sureste asiático conocieron exclusivamente industrias derivadas de Pebble-culture
En Europa occidental se han descrito también industrias sin utillaje (conjunto de herramientas o instrumentos utilizados en una actividad u oficio) bifacial contemporáneas del Achelense, las mejor conocidas son las siguientes:
• Cactoniense: se trata de una industria en la que los bifaces (herramienta lítica prehistórica) son sustituidos por cantos trabajados, elaborados principalmente sobre riñones y bloques de sílex en lugar de sobre guijarros (lito o forma de roca que puede ser rodada) como es más frecuente en otras industrias.
• Tayaciense: se destaca la abundancia de cantos trabajados unifaciales sobre los bifaciales y la rara presencia de bifaces
• Evenosiense: se sitúa una industria caracterizada por el empleo de técnicas levallois en la talla, pocas raederas (útil lítico prehistórico elaborado sobre una lasca) y numerosos utensilios de tipo Paleolítico superior, escotaduras clactonienses, becs, lascas truncadas, bolas poliédricas y cantos trabajados bifaciales.
• Pre-Musteriense: industria sin bifaces, talla levallois, con porcentaje elevado de raederas y utensilios convergentes

El Paleolítico medio aparece caracterizado por un complejo industrial bien definido: el Musteriense, parte de su atractivo, en estudiosos, se debe a la tradicional equiparación de sus industrias con la obra del hombre Neandertal, aunque esta identidad ya no debe plantearse en términos excesivamente rígidos, parece claro que a estos hombres, que hace un siglo aún eran considerados semihumanos, se deben las primeras manifestaciones rituales conocidas, bien representadas en el culto a los muertos, posiblemente los atisbos del arte e importantes modificaciones en el comportamiento cultural de la población cuaternaria. El Musteriense más que una cultura es un complejo industrial en el que se agrupan conjuntos con una cierta variablidad, reparitdo por Europa, Asia y África del Norte y datados siempre en la primera mitad de la última glaciación. Desde un punto de vista tipológico, el Musteriense presenta una escasa variedad de útiles, que se agrupan en cinco tipos fundamentales: raederas, denticuladas, bifaces, puntas y cuchillos de dorso. En la mayor parte de los casos, los útiles han sido fabricados a partir de lascas (cualquier producto de la talla intencional por el ser humano de una roca). Por lo anterior se pueden categorizar en talla musteriense y talla Levallois. Todas las piezas halladas, bajo diferentes puntos de vista y con mayor o menor fortuna reflejan fundamentalmente la gran variabilidad de estas industrias y por ende, la conformación social en torno a dos ideas: homogeneidad de industrias y extensión geográfica. Tradicionalmente se han relacionado las industrias musterienses con el hombre de Neanderthal, y los hábitos y las actividades económicas, con la fabricación de utensilios. Hay talleres destinados a la obtención y transformación de materias primas para la fabricación de útiles, y proporcionan sobre todo núcleos y restos de talla; los cazaderos presentan, por el contrario, restos de fauna y los utensilios empleados para su captura o el descarnado in situ. La explicación de la existencia de esta industria Musteriense, debe buscarse en la funcionalidad, de tal forma que la importancia cuantitativa de cada grupo tipológico correspondería a su relación con actividades predominantes por estaciones, tipos de yacimiento o sectores de cada estación.

Las diferencias entre el Paleolítico Medio y el Paleolítico superior son verdaderamente importantes, el problema está en, si el hombre Paleolítico superior deriva del Neardenthal, o si, por el contrario, éste se extingue sin descendencia. Un problema semejante plantean las industrias. Los primeros niveles del Paleolítico superior contienen un porcentaje apreciable de útiles de tecnología musteriense (raederas, puntas), por lo que puede hablarse de “industrias de transición” , pero queda por explicar el origen de la talla laminar con los tipos de retoque característicos de cada uno de los nuevos complejos.

En síntesis, el desarrollo de características morfológicas más especializadas para fabricar y utilizar los distintos útiles podría ser un aspecto co-evolutivo respecto a la creación y organización de las industrias, como fueron definidas aquí, es decir, que de forma simultánea surgieron caracteres en el género Homo y con estos las industrias.

Consulte en el siguiente enlace: http://cfpa.dolores.iespana.es/pdf/ges/hominizacion.pdf El gráfico de evolución del hombre e industria en simultáneo.

Carol García dijo...

Carol Y. García L.
20022140037


El período Paleolítico es tal vez la época en que el homínido sufre su mayor evolución al iniciar la fabricación y uso de herramientas construidas con piedra como material principal.
El Paleolítico: Durante este periodo, los hombres comienzan a fabricar las primeras herramientas, en un principio muy simples, las que fueron perfeccionando cada vez más. La preocupación principal era conseguir alimentos y defenderse de los grandes animales que recorrían la Tierra, o de cualquier otro peligro que la naturaleza presentara. No producían su alimento, sólo lo consumían. Con el tiempo aprendieron a cazar y entonces fabricaron armas y elaboraron técnicas de caza, actividad que realizaban en cuadrillas, que requerían de una mínima organización social. En el Paleolítico inferior la principal herramienta era el hacha de mano que se usaba para cazar, raspar, y cortar. En esta época el hombre descubrió, tal vez la de manera accidental, el fuego, que le permitió cocinar sus alimentos, alejar a las fieras, protegerse del frío e iluminarse en la oscuridad. En el Paleolítico Medio los grupos humanos se hacen más numerosos y perfeccionan sus herramientas fabricando puntas de flechas, raspadores y hachas de mano. En el Paleolítico superior a la piedra se agregan el uso del hueso y del marfil, materiales con los que se fabrican instrumentos cada vez más específicos, apareciendo entonces punzones o buriles para agujerear, raspadores, arpones para pescar (ya que se incorpora esta actividad), lámparas de mano en las que se quemaba grasa, para iluminación, y primitivas agujas que, enhebradas con crines, permitían coser pieles. Se cazaban mamuts, renos, bisontes, vacunos salvajes y caballos. Para ello el hombre incorporó el arco y la flecha y los dardos.

zulma dijo...

ZULMA ROCIO LUGO ALDANA
COD 20021140036
ECOLOGIA HUMANA

El Australopithecus garhi posiblemente desciende del Australopithecus afarensis, tiene una antigüedad de 2.5 ma y sus restos fueron hallados junto a herramientas de piedra y huesos rotos a fin de extraerles la médula, lo que habría hecho una buena fuente de grasa para estos antepasados del hombre, que junto con la proteína de la carne pudieron favorecer el desarrollo del cerebro. Darwin notó que en las regiones remotas, donde no había hombres, los animales no temían a los humanos, y si estos australopitecos eran capaces de manejar herramientas de piedra bien pudiera ser que también fueran capaces de cazar animales, debido a la posibilidad de que en los albores del uso de las herramientas los animales no temieran a estos seres que las introducían.
Los huesos encontrados junto a A. garhi tienen huellas evidentes del uso de herramientas para descarnarlos y fracturarlos. Esta especie es la que parece coincidir con la edad de las herramientas de piedra más antiguas que se conocen, y si este australopiteco era hábil para fabricar y usar herramientas de piedra, El estudio de los restos de animales aprovechados por los seres humanos en época más reciente (neandertales y hombre moderno) permitió inferir que las poblaciones de Homo eran más bien pequeñas, no tenían un fuerte efecto sobre los recursos y estaban alejadas unas de otras.
Así, bien pudo este remoto antepasado comprometerse con la vía evolutiva que daría lugar al hombre actual. En este proceso el Australopithecus garhi daría origen a la especie Homo habilis, y un cráneo de este último, hallado también en Africa oriental, tiene una antigüedad de 1.8 ma y es la forma intermedia entre A. africanus y Homo erectus; asimismo, tuvo dientes más parecidos a los humanos que a los australopitecinos y un cerebro de 700 cm3, entre la capacidad de A. africanus (500 cm3) y H. erectus (900 cm3). En el Homo habilis el incremento en el tamaño del cerebro pudo haber sido a causa del uso de herramientas y la dieta de carne, que se conseguía cazando o recogiendo cadáveres, pues hay evidencias de ocupaciones repetidas de campamentos junto a antiguas corrientes de agua, donde abundan cuerpos muertos y carnívoros.
Homo habilis construía útiles de piedra menos elaborados que los hechos después por el Homo erectus, y vivió desde hace unos dos millones de años hasta hace un millón.
Durante el pleistoceno, hace un ma, aumentó gradualmente el tamaño del cerebro de Homo erectus, desde poco menos de 900 cm3 hasta más de mil, y este aumento vino acompañado de la elevación de la frente y el redondeamiento de la parte superior del cráneo; los huesos de la cabeza se hicieron más finos y el tamaño y fortaleza de la mandíbula disminuyó, sin duda debido en parte a que estos homínidoscortaban y cocinaban la carne gracias al uso del fuego.
El Homo erectus, junto con la disminución del tamaño de la mandíbula, presentó dientes pequeños, reborde pronunciado de la ceja y proyección hacia adelante de la apertura nasal, sin que se sepa el significado funcional de estos cambios; tal vez la nariz así dispuesta ayudaba a conservar la humedad del cuerpo en periodos de esfuerzo intenso, que junto con el esqueleto robusto del Homo erectus indican una intensa actividad muscular, tal vez en la cacería o la carroñería, las herramientas asociadas con los restos de H. erectus incluyen hachas y otras armas bifaciales más complicadas que las del H. habilis y se agrupan en la tradición achenliense, mientras la olduvense y acheuliana comprenden la edad de piedra antigua o temprana, debiendo mencionarse que el H. erectus manejaba el fuego al final de su época.

BIBLIOGRAFIA

RAYA PEREZ, Juan Carlos. La Evolucion Humana. En: Revista digital: Ciencia y Desarrollo [en línea]. Vol. 25. no 153. (julio 2000)

Diana dijo...

Nos ocupamos en este tema de uno de los aspectos de la adaptación exclusivo de los homínidos: el que implica la construcción y uso de herramientas. Raymon Dart propone que el bipedismo logrado por los precursores de nuestra especie implicaría ciertos cambios anatómicos en la constitución de nuestros antepasados: la desaparición de los grandes caninos de los machos y los premolares cortantes. Según él fueron los Australopitecus africanus los homínidos que mediante el uso de herramientas fabricadas por ellos mismos se dedicaron a la caza de animales pequeños y completaron el camino evolutivo de relación existente entre las sabanas abiertas, la bipedia y la eclosión de la cultura. Las pruebas acerca de los hábitos alimenticios de los Australopitecus africanus las sacó Dart del examen de la brecha de colmatación de Taung que, para el descubridor del niño fósil, supone algo así como la prueba fósil de la existencia de un basurero en el que los australopitecinos predadores acumularon sus desperdicios. Multitud de restos de pequeños animales que fueron muertos mediante golpes violentos en los que se podía comprobar mediante el estudio de los cráneos fósiles unas fracturas producidas por unos materiales muy puntiagudos como serían, para Dart, las herramientas de piedra fabricadas por los australopitecos. La base fracturada del cráneo indicaría que fueron abiertos para consumir su interior. Dart fue incluso más allá, sosteniendo que los propios huesos habrían sido utilizados para herir, machacar y cortar, dando lugar así a una tradición de uso de herramientas de origen “natural”, la cultura osteodontoquerática, anterior a la de los útiles de piedra. Esta conducta predadora en los australopitecinos sería la clave de su éxito adaptativo. Los especimenes de los homínidos y los instrumentos líticos aparecen en el mismo nivel de un idéntico yacimiento y
Las interpretaciones tafonómicas atribuyen a unos homínidos en particular la capacidad para la construcción de elementos culturales.
La primera línea de argumentación es circunstancial: los fósiles de homínidos coinciden espacial y temporalmente con los útiles sin que haya (ni es fácil que pueda haber) ninguna evidencia capaz de asociarlos (bien podrían haber sido obra de otros primates, por ejemplo). Por lo que hace al segundo tipo, se trata en realidad de un razonamiento circular: admitimos como prueba el propio punto de partida, la identidad homínido=fabricante de instrumentos de piedra.
Robinson ya dudó acerca de si los australopitécidos hallados en Taung y Sterkfontein produjeron de manera expresa las complejas tallas de piedra halladas en Sterkfontein. Según Robinson no fueron mas que meros utilizadores de piedras, palos, huesos y cualquier cosa que pudiera servirles para obtener alimento (una conducta que más tarde se documentaría también en otros primates como los chimpancés, por ejemplo).
La respuesta que finalmente se de a si los australopitécidos fueron los primeros fabricantes de herramientas dependerá de una interpretación previa acerca de las capacidades cognitivas y las estrategias adaptativas de los homínidos. En ese terreno aparecen nuevos tipos de evidencias: el paleoclima al que estaban adaptados los distintos géneros y especies; la morfología de algunos elementos que se consideran claves para poder llevar a cabo la manipulación intencional de objetos, como son las manos y el cerebro; la dieta y el estudio tafonómico de la asociación entre huesos y útiles en los yacimientos. Contra la hipótesis original de Dart que asocia la bipedia, el cambio climático que da lugar a la extensión de las sabanas abiertas y la aparición de los primeros homínidos, los miembros más antiguos de nuestra familia vivieron probablemente en el suelo del bosque tropical. En ese caso, la hipótesis que relaciona la adaptación a las extensiones de sabana abierta con la fabricación de herramientas podría todavía sostenerse, pero desechando que fuesen los australopitecos los seres que llevaron a cabo la colonización de esos espacios abiertos. Sería otro género, el Homo, y más en concreto la especie Homo habilis, quien dio lugar a la cultura de útiles de piedra manipulados.
howell, C. El hombre prehistórico. 2a. Edición. Colección de la Naturaleza de Time-Life. Ediciones Culturales Intenacionales, 1988. 200 p.
leakey, R. La formación de la humanidad. Vol. I y II. Biblioteca de Divulgación Científica Muy Interesante. Barcelona, España, Ed. Orbis S.A.,1985.
pilbeam, D. El ascenso del hombre. Introducción a la evolución humana. México, Ed. Diana, 1981